111 Volviendo al presente. [3]

Parte 3: La Cuestión del pensamiento

Terminamos la Parte 2 con que: El pensamiento, dotación genética de la especie homo sapiens y sus derivaciones, no tiene un código uniformemente pre-establecido. Es libre desde la propia físico-química que lo produce, por lo tanto nos decimos, que es otra la cuestión de su pretendida sujetación a patrones que lo encapsulan en formas que no le son las propias devenidas de su única experiencia.

Para ello intentamos insistir en la inviolabilidad de las leyes del cosmos que nos incluye, y cómo desde las propias propiedades de la Físico-Química, la Biología de la vida indica que no hay código genético que obligue a ningún espécimen homo sapiens a pensar de determinada manera sino solo la que vaya constituyendo en su devenir individualidad.

Muchos filósofos, y entre otros citaremos a Jean Paul Sartre, quien sin ninguna evidencia biológica estructural, ya por que no la alcanzara o por aún no desarrollada, igual que al modo especulativo de Freud en su Psicología para Neurólogos, o Erwin Schródinger en ¿Que es la Vida? sospecharon acertadamente lo que más tarde las ciencias confirmarían, Sartre en su existencialismo primordial decía: “estamos condenados a la libertad”, y su metáfora en lo que refiere a lo humano, cuyo mundo destaca como único posible, no es mucho más que un anticipo de un resultado propio de las leyes de la naturaleza. Las mismas que gobiernan el cosmos aún caótico donde la gravedad, las radiaciones, los fenómenos de masas interactuando relativísticamnete y sorprendiendo con demasiadas singularidades en el espacio tiempo que se expande a velocidades muchas veces difíciles de comprender para la mínima escala humana, pero que igualmente determinan en su juego casi infinito de posibilidades la misma que dispone la facultad que nos diferencia entre otras especies vivas que es la cuestión del pensamiento.

Por lo tanto no es fácil explicar la multiplicidad de modos de sujetación de cada pensamiento individual, que debiera crecer desde la mismidad de la experiencia y un trabajo de razonamiento lógico en el álgebra que se constituye en paralelo a la de la individualidad de cada existencia. Llamamos aquí álgebra a la categorización más directa en la que la experiencia va enseñando al pensamiento a calificar los órdenes de prioridad de valoración, en cada caso.

El camino del pensamiento transcurriría por lo tanto recorriendo cada categoría del álgebra, adoptando la que se corresponde en dada caso hasta alcanzar la expresión más plausible de cada percepción.

Estamos hablando, y no es poca cosa, por ahora un pensar que se conceptualiza como consciente. El álgebra se ira constituyendo a ese nivel, y además en estados no patológicos, se van a ir memorizando en una dinámica de la no hay prescripciones establecidas, para un sapiens, de antemano.

Antes de pasar a otros estadios posibles del fenómeno del pensar (https://cuestionesfilosoficas.com/2019/06/14/101-olvido-falta-de-memoria-desactivacion-final/), reconozcamos por un momento otras situaciones perceptivas que no provienen de le relación de las palabras acerca del mundo que hace frente con el sapiens, que tienen que ver con lo externo, por ello se enuncia lo que hace frente. En su vida anímica el sapiens recibe otras señales ahora internas, las sensaciones (pasiones mucha veces nombradas así) que también disponen de multiplicidad que expuestas en palabras adquieren aproximadamente un sentido al que supuestamente apuntan.

Estamos exponiendo un álgebra muy simple: sensación (pasión) -> palabra que la exprese -> sentido de la palabra -> dirección de apuntamiento. (Son las señales heideggerianas, aproximadamente). Histerias, obsesiones, ira, angustia, miedos con objeto definido o sin él, melancolía, depresión, euforia, vacío, celos, sadismos, masoquismos, ……… Muchas pasiones las nombraría Spinoza, pulsiones Freud. Él álgebra de las pasiones es simple, lo que no parece tan simple es su entendimiento.

Estaremos, brevemente, en un punto de partida en el que el pensamiento, dotación genética de la especie homo sapiens y sus derivaciones, no tiene un código uniformemente preestablecido , aunque se aparezcan, por evidentes en sí mismos, fenómenos como los de sujetación y las pasiones que lo condicionan en efectos no necesarios desde un paradigma bioquímico, al menos como el alcanzado hasta ahora.

Antes de entrar en especulaciones psico-bio-físicas que permitan dar cierta cuenta de las evidencias efectivas en los actos de pensamiento de sus condicionantes fenoménicamente evidentes, repensemos los intentos que la historia de ese pensamiento que se nos presenta, con un criterio explícito anti fukuyamiano, que la historia no ha terminado, sino que debe devenir, como el cosmos y sus leyes admiten.

El paradigma puramente científico es lo último, en la flecha del tiempo, por su aparición relativamente reciente frente a las preguntas originales que el hombre empezó a hacerse acerca de sí mismo y su pensamiento desde los griegos. Como un a especulación a priori, decimos entender que siendo el objeto el mismo (el hombre y su sapiencia esencial), que las leyes son de la naturaleza son, conocidas ya o por conocer, son siempre las mismas, necesariamente debe haber una relación que es la que nos promueve en esta ocasión,

La cuestión del habla debe convenientemente ser entendida en alguna forma, para poder hablar del pensamiento, como de cualquier otra. El Habla preexiste a la Escritura y se constituye en secuencias de sonidos articulados en palabras. Hoy día se asume que de un golpe nuestros antepasados tropezaron con el mecanismo ingenioso apropiado para ligar sonidos con significados, y la lengua automáticamente habría evolucionado y cambiado, en paralelo al desarrollo del modo pensar. Desde la perspectiva de la ciencia moderna, el principal obstáculo en la evolución de la comunicación protolingüística en la naturaleza no es mecanicista. Más bien, es el hecho que los símbolos-asociaciones arbitrarias de sonidos u otras formas perceptibles con los correspondientes significados- no son fiables, y perfectamente pueden ser falsos. “Las palabras son baratas”, se dice por ahí. De ahí el hecho, quizá, que la fiabilidad se fundamenta en la razón y la consecuente fundamentación que se requiere para dotarlas de sentido de confiabilidad, y eso, hoy se llama filosofía.

Terminamos hoy con una propuesta de un álgebra posible, a la que habemos de dotarla de confiabilidad para nuestra razón e individualidad y así poder transmitirla para quienes se interesen en el objeto que nos promueve y promueva a su vez nuevas propias en cada caso, que es el sentido profundo de la búsqueda en un mundo donde la confianza no parece ser un valor frecuente.

Cosmos -> Naturaleza -> Leyes inmutables -> Físico-química de la materia ->
Cuasicristales -> ADN -> La vida -> Especies vivas -> Homo sapiens ->
Pensamiento no preestablecido -> Memoria de la experiencia -> El Habla ->
Modos del olvido -> Pasiones, Pulsiones -> Lo inconsciente ->
Agregación social -> Sujetación -> Obediencia -> Fines de la sujetación ->
Modos de sujetación -> Patologías del pensamiento ->
Modelo de desobediencia -> Crisis de la desobediencia ->
Autoritarismo e imposición -> Hacia otra obediencia -> En nombre propio.

Claro está, hay que ir por partes.