124 Cuestiones Intempestivas. [Prólogo]

Intempestivo

Intempestivo: Que es o está fuera de tiempo y ocasión, tiempo oportuno o coyuntura. RAE.

La exposición natural que el sentimiento promueve, y que más bien daña, el interés general, y con ello admite a muchos la oportunidad de resaltar la corriente de la época, permitiría ganar algo que, a algún entendimiento, es más
importante que las conveniencias: el ser auto-determinadamente instruido y alertado sobre nuestra época.

Intempestivas serán también estas cuestiones, ya que se trata de interpretar como inconveniente, casi una enfermedad, o algún tipo de defecto, algo de lo que nuestra época está, con sus propias razones, orgullosa: su cultura a veces histórica, otras hiper moderna o tecnológica, que parece provocar en muchos una fiebre entre histórica y de sensación inalcanzable de lo exagerado del paradigma científico que invade en todo el frente y, al menos, debería reconocerse que así puede llegar a constituirse.

Goethe ha dicho, con toda razón, que cultivando nuestras virtudes cultivamos también nuestros defectos, y si, como es notorio, una virtud hipertrófica -y el sentido histórico de nuestro tiempo parece que es una- puede provocar la ruina de un pueblo lo mismo que puede causarla un vicio hipertrófico (El concepto suele usarse en el terreno de la medicina y de la biología para referirse al incremento exagerado del tamaño de un órgano, en este caso el modo de pensar de una época).

No es pretensión callar que las experiencias que estos tormentosos sentimientos suscitan en algunos espíritus que no pueden extraerse sino casi siempre de cada quien mismo y, únicamente para fines de comparación, llegar a servirse de experiencias ajenas y que, solo en cuanto aprendiz de épocas pasadas, especialmente de la griega, se podrá llegar, como hijo del tiempo actual, a las experiencias que pueden nombrarse como intempestivas. Al menos, si por profesión filólogo clásico, por ejemplo, ha de tenerse derecho a permitirlo, pues no se sabe qué sentido podría tener la filología clásica en nuestro tiempo si no es el de actuar de una manera intempestiva, es decir, contra el tiempo y, por tanto, sobre el tiempo y, lo expectamos, en favor de un tiempo a devenir.

Este inicio menor es de clara extracción nietzscheana, de un joven Nietzsche en una conferencia en Basilea antes de publicar El Nacimiento de la Tragedia en 1872. Su pretensión abarca las épocas, y desgarra desde la suya la zozobra de vivir en un mundo humano, demasiado humano, de no aprender a pensar por fuera de los valores que la historia, de cualquiera de los orígenes que se los encuentre no se relevaron sino salvo transmutaciones propias de las nuevas configuraciones culturales que se fueron sucediendo en función de la demografía, creencias entre pulsiones de poder de todas las variantes, religiosas, intereses económicos, cambios de clima y geográficos, acomodaciones de las formas de ejercicio del gobierno de las poblaciones, el imperio del miedo y sus consecuencias, promoción de obediencia que de simulacro se va desenmascarando sin vergüenza que no es ya un valor de represión de acciones de voluntades que no las serían desde la naturaleza de la vida sino producciones de la fiebre de individualismos que olvidan, por negación, de cierta necesaria comunitariedad entre los seres vivos.

El ecosistema aparece agredido por acciones que agreden la homoestasis que le es propia, hace demasiado tiempo en que los demasiado humanos se ocupan de violar su naturaleza de diversas maneras, y la Naturaleza reacciona tratando de retomarla bajo las nuevas condiciones.

El otro ecosistema antinatural del mundo de lo humano soberbio de poder dominar las cosas que son con otras que no son sino su producción crédula de poder e imposición basadas en cuestiones que serán objeto de esta serie está causando estragos, está en crisis profunda causada posiblemente por la imposibilidad de transvalorar sus propios ídolos de barro, sus verdades que nunca lo fueron ni lo serán, en cuanto direccionadoras de formas de convivencia mejorada con atención a los Otros y a la propia Naturaleza que lo admitió.

¿Seremos tontos en conjunto los seres humanos? ¿Nos las ingeniaremos a seguir no aprendiendo a pensar? ¿Seguiremos insistiendo en modos alejados de las propias leyes de la Naturaleza? ¿Continuaremos con el modelo homo lupus hominis? ¿Continuará la perversidad de la fórmula que Yo me salve aun a costa de los Otros?¿Terminaremos siendo como robots de un sistema irracional dominado por tecnologías de la sujetación e hipercontrol?

Son demasiadas las preguntas tempestivas, cuando la intempestividad que proviene de la propia Naturaleza de las cosas está violada porque sí, por simple elusión de lo que si es es por que no es nada en el cosmos que todo precede.

¿Cómo será que el hombre tempestivo, el de la historia, ha ido transcurriendo lo que ante el pathos de la zozobra, no aparece como el mejor de los mundos posibles de Leibnitz? ¿Y si fuera el mejor de los mundos posibles, entonces, porqué la zozobra? ¿Son valores los de los ídolos de barro que nos preceden? ¿O como hasta la muerte pregonó Nietzsche su transvaloración?

Son preguntas, merecen respuestas que se irán desplegando en los siguientes capítulos. Hay demasiado escrito, y todo tiene su razón, que no es toda la razón. De todas maneras, en ese camino, para nada fácil en la época grave y aceleradamente condicionada de lo actual, de aprender a poder pensar lo continuaremos intentando hasta donde nos sea posible, adivinando o en cierto modo sabiendo que el camino nunca termina.

Autor: dosztal

Busco un pensar en nombre propio libre de las sujetaciones del mundo humano que ya hace frente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s