123 Cuestiones del aquí y ahora 2020. [4]

Pensamiento filosófico y cultura

  • La cultura, para contextualizar una entrada de las múltiples posibles, se puede presentar como expresión simbólica de los “mundos humanos” posibles, y dada esa multiplicidad hoy aprender a convivir con las diferentes inflexiones de sistemas de creencias, que los hay, posibles, y dada la única superficie que las sustenta, necesariamente composibles.
  • La cultura, que ya hace frente en cada caso, invita a seguir preguntando por las cuestiones de la vida, comunes a todos y que son el suelo de la reflexión filosófica en su originalidad: la Metafísica.
Gottfried Leibnitz

La componibilidad (del latín componere, «poner juntos») es un concepto filosófico debido a Leibniz por la que algo es posible en relación con algunos estados de cosas, hechos o circunstancias. Leibniz estableció que un elemento individual completo (por ejemplo, una persona o un colectivo de personas) se caracteriza por todas sus propiedades, y éstas determinan sus relaciones con otros elementos individuales. La existencia de un elemento individual puede contradecir la existencia de otro. Un mundo posible comprende elementos individuales que son componibles; es decir, elementos individuales que pueden existir juntos.

Cuando Leibniz habla de un mundo posible, quiere decir un conjunto de componibles, cosas finitas que Dios [*] podría haber traído a la existencia si no estuviera limitado por la bondad que es parte de su naturaleza. El mundo real, al contrario, no es más que el conjunto de las cosas finitas solo ejemplificadas por Dios, porque es el más grande en bondad, potencia y perfección. Naturalmente, el hecho de que estemos aquí experimentando este mundo (el mundo real) significa que hay al menos un mundo posible. Para Leibniz hay un número infinito de mundos posibles.

[*] Conviene retraer, para leer lo de Leibnitz, que su siglo fue el XVII, el del inicio de la modernidad y del racionalismo desde Descartes, seguido por Spinoza y terminando con él. Imperaba todavía el paradigma religioso aunque se encontrará en todos ellos el bravío intento de poner en marcha la lógica de la razón aún su medio cultural enraizado en un suelo fuertemente teológico. Puede reemplazarse la palabra Dios de Leibnitz por la de Naturaleza de Spinoza, y entenderla igual, y en apoyo a esta propuesta, basta mencionar que Leibnitz, junto a Newton, fueron los originadores de una nueva matemática, él cálculo.

Cuando se trata de hablar acerca de la cultura, se alega desde la relación que se tenga la cautela de hacerlo en un sentido abiertamente racional, no en el sentido de ratio = cálculo, sino de razón, logos, desde el lenguaje original griego. Con esta perspectiva desde las capacidades racionales, y en sentido amplio, de qué manera poder establecer la aptitud de mezclarnos, componernos, relacionarnos, con el entorno, el mundo y por lo tanto con los otros, cuestiones que continúan lo iniciado en el capítulo anterior: https://cuestionesfilosoficas.com/2020/02/12/122-cuestiones-del-aqui-y-ahora-2020-3/ Ética y Política.

Si en un primer momento cuando se expuso acerca de las ciencias, interrogamos acerca de La Ética, el carácter, lo bioético y el transhumanismo como ejemplos; luego nos acercamos a la dimensión política comunitaria de esta pregunta ética, entonces derivó en considerar a la democracia como parámetro de la política que más se ajusta a la “realidad” antropológica de la interdependencia humana frente a la vulnerabilidad y la necesaria interrelación con los otros, y esto orienta lo que ahora se comienza a plantear.

La pregunta ahora es acerca de la cultura, de qué modo en este mundo complejo (que remite a la del Dasein heideggeriano) se presenta y se hacen componibles sus elementos que puedan dar que pensar. De hecho la palabra cultura remite al latín <<cultus>> = culto, con varias acepciones: cultivar, labrar, cuidar, celebrar con reverencia, obrar, y con ello poder acertar lo que de una manera directa nos transporta a lo religioso. De hecho, culto es una palabra religiosa. Da que pensar: apelamos al valor de la razón con palabras que ya contienen el misterio del sobrepeso de las religiones, lo que da que pensar si es que se logra avanzar en el aprender a hacerlo sin tanta herencia de 20 siglos de historia a cuestas.

Labrar, remover, girar, aplicado al asunto de los conocimientos y sus acciones resultantes, han dado lugar a la cultura. Cultura implica labrarse, trabajarse, formarse, y esto es porque hay previamente una tierra inquieta que hay que trabajar, cultivar: una tierra o un suelo, para obtener una fertilidad que nos sorprenda. Esta simbología es la que se aplica a las humanidades, letras, conocimientos acerca del hombre en general. Hace falta una técnica para cultivar nuestro cerebro. Se lo dice, y con ello se estarían traduciendo ideas menos religiosas, como las de Nietzshe y Heidegger.

Cultura además significa un sistema de representación simbólica de cantidad de cosas. Desde lo más diario, por ejemplo el calendario, las celebraciones, originalmente relacionadas con festividades religiosas que nos organizan el tiempo y además las formas en que nos relacionamos con el resto de la gente. Otro ejemplo: como acostumbra cada quién vestir los fines de semana, aun siendo no creyente. La vestimenta es un ejemplo de expresión cultural, y su genealogía proviene del séptimo día, que es de descanso, porque así se anunció.

Así entonces, cultura no solo es solamente la elaboración de sistemas (libros, tratados, teorías, etc.) acerca de la interpretación del mundo, sino que además configura de una manera directa cada día a día. Todos desarrollamos nuestra vida en un ámbito cultural.

La vestimenta, el responder o cumplir tales costumbres o ritos, es una necesidad antropológica de obedecer a ciertos elementos simbólicos que se configuran por herencia que no solo pautan lo individual, sino que además señalan la forma simbólica de plantarse frente a ese entramado de creencias y costumbres, que en general simplemente se aceptan y no requieren que se las interrogue, aunque se pueda ir intuyendo con contienen una genealogía de la que cuyos orígenes se han olvidado. Tal vez eso constituya, dinámicamente en su actualización cotidiana, este asunto acerca la cultura.

Hay diversidad de formas de hacer frente racional a esta cuestión, lo que las coloca en el sentido político en un primer orden. Por ejemplo: el choque de civilizaciones, las diversas maneras geopolíticas de clasificar, diseñar y ojalá poder entender al mundo, más allá de la forma económica o de clase de administración social que haya decidido (autárquica o mejor comunitariamente), sino más acá, de las tradiciones culturales, muy relacionadas con las formaciones geográficas o religiosas. Si de origen geográfico se entiende como necesidad u oportunidad, si religioso ya sería claro de otro orden, quizá ordenado (como orden a ser obedecida, que la manera que fuera).

¿Cómo entendemos la idea de la política en medio de los intereses en juego y cómo se relacionan o utilizan las similitudes o diferencias culturales en esos juegos y la administración política?

Se habla también de cultura política y-o de qué manera los avances tecnológicos van a impactar en los modos de su utilización. Caemos en la cuenta de que hoy ya la tecnología es una forma de cultura.

En la cultura occidental aparecen hoy día dos retos más visibles: una la globalización, a ver si otras culturas la aceptan como una cosa “normal” la de la cultura del mercado, o como una nueva forma de imperialismo occidental. Globalización sería, en un intento de poner palabras que no se disponía, ofrecer al mundo una forma uniforme al modo capitalista de ver las cosas y administrarlas de esa manera. ¿Será una metáfora neoliberal la que pretende imperar sobre todo en las cuestiones económicas, en los modos de intercambios, independientemente de las formaciones sociales preexistentes?

¿Qué es cultura? ¿Qué es cultura occidental? Son muchas las preguntas.

¿Puede la nueva formalidad tecnológica cambiar las costumbres culturales propias de cada otra región? La respuesta tendría que ver con cuestiones éticas, salvo ptretensión utópica.

La tecnología que es en si misma un producto cultural. ¿puede intentar modificar las otras? ¿Y lograrlo?

¿Hasta que punto la tecnología nos hace más fácil la vida? Más allá de las ventajas que puedan reconocerse. ¿Las redes sociales? ¿Nos más fácil relacionarnos y conocernos? ¿O lo contrario? ¿Nos preguntamos acerca de la ética de estas redes?

Si la cultura, además de lo cultivado, está en lo cotidiano, entonces es dinámica, y por lo tanto cambia tanto que ella por lo tanto misma se pone en cuestión.

¿Qué espacio queda para lo heredado y tradicional? Entre otros ejemplos el de la religión. ¿Qué podemos esperar de esto que llamamos religión? Para decirlo en modo kantiano, ¿Que concepto se puede formular acerca de estas percepciones de fenómenos con nuevas formas que no conocemos, algunos al menos, del todo?

¿Qué respuesta ofrece la religión acerca de la demanda por el sentido? Respuesta a las mismas preguntas que el ser humano se hace desde siempre. La ciencia no concluye nada por ser ya la misma ciencia y no es su objeto preguntarse acerca de sus causas. Las religiones fueron en cambio una de las configuraciones sociales y políticas esenciales para entender la historia que se configuró para el hombre, secularmente hablando.

¿Porque no aparecen nuevos Spinozas, Leibnitzs, Kants, Schopenhauers, Nietzsches, , Heideggers, Sartres, Deleuzes o Guattaris, y los no nombrados aquí? No solo no aparecen, sino que además quedan ocultos entre la maraña siempre renovada y creciente de sobreinformación inabarcable, innecesaria y sujetadora de mentes vulnerables y donde además nos invade la tecnología que las promueve. La tecnología desde que provienen de lo científico deberían, desde la ética, ser humildes por incapaces de responder por la subjetividad de ya ser humano, sino además estar 20 o más siglos atrasada en estas cuestiones de la vida que no puede abarcar.

Aparece como que la religión fue una configuración antropológica esencial para el hombre desde casi siempre, debe haber algo en la naturaleza vulnerable del hombre para si haya sido, aún los arreglos que se hayan hecho a partir de esa vulnerabilidad. Y hoy, en solo apariencia fenoménica llega la tecnología para automatizarla, y en ello no hay incertidumbre: con arreglo a fines.

Después de la Paz de Westfalia la religión será devaluada, pero desde un principio ¿Qué significa religión?

Lactancio

Lactancio lo nombraba así: religar a un trascendente, que puede ser un dios, una fuerza, lo que se crea (en el doble sentido de hacer o creer). Tienen la cualidad de presentar una verdad fundamental ya creada, lo explica todo, nada se religa sino a partir de ellas. Un círculo dialécticamente vicioso, trampa del lenguaje y del dispositivo, enigma no délfico para nada fácil de descifrar.

Cicerón

Cicerón interpretó: religión viene de “relegere”.  Releer, reinterpretar. Dirá: a partir de las costumbres y creencias culturales que ayudan a releer nuestra relación con el entorno, con los diccionarios biblia, corán, torá, budista, shiita, … . Y claro, incluye lo social.

Es evidente que demasiado en lo cotidiano, mucho de aquello que parece y aparece viene relacionado con lo sagrado secular. Hay una fenomenología de la religión, que de hecho aparece de múltiples maneras a lo largo de la historia, aún, recordando a Leibnitz, aun tiene fuerza de gravedad.

Las preguntas iniciales acerca de las cosas de la vida tienen pre-respuestas desde la religión y cada vez más desde las ciencias, desde la pura razón, aunque sea de nuevo, poco fácil de relacionarlas desde el entendimiento, sino desde la analogía de la percepción.

¿Hay algo más que lo inmanente? ¿Algún sistema? ¿Algo que dé respuestas a las preguntas más existenciales?

¿Por qué existe algo, en lugar de nada?

¿Dios, la sustancia, el Big Bang?

Hay una paradoja y una perplejidad, que hacen a la pregunta por el ser, la materia, la realidad. Un intento de respuesta es la tradición metafísica. Con la que iniciamos.

¿Hay una relación entre las preguntas originales, la ética y la política?

Hay una disciplina Teología Política, la que daría cuenta del impacto de las consideraciones religiosas en las cuestiones políticas: Soberanía, pueblo. Señala que las religiones tratan con los asuntos de la gente, y desde ese momento se confunden, se mezclan, y en general se entienden con la Política de los estados-naciones, por comunidad del objeto de su acción.

¿Por qué esperamos tanto de la política y de los políticos? ¿Será su genealogía religiosa?. ¿Contendrán elementos mesiánicos, como el populismo?

Nada soluciona los problemas porque la vida es problemática de por sí. Somos vulnerables. Las cosas pueden ser de un modo u de otro. Y además la finitud nos lleva a tomar elementos de previsión para solventarla hasta donde se requiera.

 Hoy día hay una positivización de los elementos críticos a considerar. Se le pide a las ciencias responder todo a lo que no tienen capacidad de respuesta.

El desafío es el volver a la filosofía, la amistad con cierto saber. Transitar el camino entre lo que creemos conocer y lo que todavía no se sabe que se ignora. La filosofía se erige como pregunta. Espacio de la incerteza, de lo dinámico inexplicable. De que nada está dado de una vez por todas, como lo que es la vida misma. Porque el conocimiento es un proceso de generación de nuevos conocimientos y por lo tanto de nuevas preguntas. La ética es la generación de nuevas respuestas. Es incierto en cambio de qué modo la política se configura alrededor de etas nuevas preguntas y las realidades de cada época. Este desafío, actualizado, apunta a un retorno de la Filosofía como interrogadora de las nuevas preguntas, y la componibilidad de algunas posibles respuestas, a partir de todo aquello que da que pensar y donde no hay teología, ni política, ni ciencia que las plantee y menos responder.

De nuevo, la pregunta esencial: ¿Por qué hay algo en lugar de nada?. Casi volviendo al origen de la Metafísica.

Y entre esos algos, la vida, que no es poco. Sino no nos preguntaríamos acerca de ella.

Autor: dosztal

Busco un pensar en nombre propio libre de las sujetaciones del mundo humano que ya hace frente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s