98 ¿Olvido, falta de memoria, desactivación?. Cinco.

Cinco

Olvido

El olvido de percepciones y sus impresiones, escenas y-o experiencias habidas en algún momento, se reduce las más de las veces a un «bloqueo» de estas. Cuando a alguien se le refiere acerca ese olvido, difícilmente admite no agregar: «Lo he sospechado siempre, sólo que no me pasaba por la cabeza». No hay mejor forma de expresar un olvido. “No lo pienso, o no o puedo pensar”. Y no es infrecuente que exponga su propio malestar por no pensar conscientemente bastantes cosas que puede reconocer como «olvidadas», o sea, en las que no volvió a pensar después de algún tiempo. De todas maneras, también esta nostalgia resulta satisfecha, sobre todo en las épocas de Freud denominadas neurosis y hoy día también en las, más modernas, esquizofrenias (con lo que diríamos casi todos, o ni siquiera “casi”).
El «olvido» experimenta otro obstáculo al resguardarse de recuerdos encubridores que lo disfrazan y generan un simulacro frente a los demás, una multiplicidad simulacros se pueden argumentar, de todas maneras ni el que habla ni el que escucha se ponen a cuestionarlo de manera alguna. En psicoanálisis un ejemplo explícito es el de la amnesia, en su comienzo infantil, tan sostenida por la teoría, contrabalanceada en su totalidad por los recuerdos encubridores, y no hace falta mucho más que hablar con otros que siempre alegan cosas, novelas, familiares, anécdotas, mitos experienciales, pero nunca de cuestiones que provengan de sus primeros años de vida o de sus miedos sepultados. Se parecen en ésto al contenido manifiesto de los sueños, que cuando se los recuerda, si es que se los recuerda, o relatan, remiten a otra cosa que no se sabe, por que ya deviene de una historia encubierta, cuyo residuo provoca el sueño en si mismo y su posterior relato en palabras posibles. Se habla de otra cosa, aunque el origen de la otra cosa permanece oculto por reprimido, y que retorna disfrazado de múltiples formas admitido por la propia norma y la moral del mundo social que rodea al sujeto, una vez sujetado.

Claramente no seguiremos con todo el andamiaje psicoanalítico, para explicar el olvido y su causa, la represión. De todas maneras tomaremos atajos que lleven al camino de su posibilidad de entendimiento para poder pensar el objeto que fuera expresado y señala nuestro camino, que lo inconsciente retorna en síntomas, palabras o falta de palabras, actos fallidos, en el malestar en la cultura, …….

Verdrängung, represión:

En el sentido propio: es la operación por medio de la cual el sujeto Intenta rechazar o mantener en el inconsciente representaciones (pensamientos, imágenes, recuerdos) ligados a una pulsión (impulso psicosomático). La represión se produce en aquellos casos en que la satisfacción de una pulsión (susceptible de procurar por sí misma placer) ofrecería el peligro de provocar displacer en virtud de otras exigencias (el medio familiar, o el social, la moral, las religiones, lo permitido en el mundo que hace frente).
La represión es particularmente manifiesta en psicopatologías que provocan sufrimiento o dolor en el sujeto, así como también en la psicología “normal” de aquellos que se piensen “sanos” y si es que puede nombrársela convencional o arbitrariamente de esa manera. Se la considera como un proceso psíquico universal, en cuanto se hallaría en el origen de la constitución del inconsciente como dominio separado del resto del psiquismo que se usa en el intercambio consciente (en su posibilidad) con uno mismo y con los demás.
En sentido menos preciso: el término «represión» es utilizado en ocasiones por Freud en un sentido que lo aproxima al de «defensa»*, debido, por una parte, a que la operación de la represión en el sentido propio, se encuentra en numerosos procesos defensivos complejos (en cuyo caso la parte es tomada por el todo) y, por otra parte, a que el modelo teórico de la represión es utilizado por Freud como el prototipo de otras operaciones defensivas.
Parece complejo, pero intenta resumir que no solo se pueden olvidar (reprimir) como defensa ante lo que el ánimo perciba peligroso, también partes del todo original relacionadas al que remitan. Olvido, por ejemplo, una agresión u ofensa a mi subjetividad, y por desplazamiento o conjunción también a lo que tenga que ver (en mi subjetividad) como representante del agente agresor o sus condensaciones con otros agentes que se puedan relacionar.
Con estos preámbulos, se puede llegar a pensar algo así como lo más común del día a día frente al mundo que hace frente, es un simulacro de otras cuestiones reprimidas que juegan como causas inconscientes de lo infinito de esa cotidaneidad. Sería algo así como actuar en un escenario en el que dramatizamos roles que al final del día o de la noche o de los tiempos, no es el en-si-mismo de cada uno nosotros los actores, porque el libreto a está previamente escrito, como posibilidad de actuación.

En menos palabras, y por lo tanto a riesgo de un reducción demasiado silvestre, olvido porque reprimo, reprimo porque me duele o sufro si lo mantengo presente. Por lo tanto bloqueo la sensación de mi alma, haciendo desaparecer el pensamiento que la produce, a través del olvido, y por lo tanto digo y-o actúo lo se va a aceptar en el mundo que me rodea.

Antes De Freud
Criar un animal al que le sea lícito hacer promesas –– ¿no es precisamente esta misma paradójica tarea la que la naturaleza se ha propuesto con respecto al hombre? ¿No es éste el auténtico problema del hombre?…
El hecho de que tal problema se halle resuelto en gran parte tiene que parecer tanto más sorprendente a quien sepa apreciar del todo la fuerza que actúa en contra suya, la fuerza de la capacidad de olvido.

En la Genealogía de la moral, Nietzsche, pone su inteligencia en el intento en abordar el fenómeno de la memoria y el olvido. Recordemos, fenómeno es el que se nos representa, no lo que no podamos advertir de lo en-si-mismo detrás de su representación.

En el segundo tratado de esa obra ambas facultades se presentan como contrarias, identificando la memoria con las fuerzas reactivas negadoras de la vida y el olvido con las fuerzas activas que afirman el potencial vital. Algo de eso puede entender de lo anterior, más técnico, en Freud. Ni una ni la otra son irrazonables, sino lo contrario. Que Sigmund haya reconocido con su reserva la herencia recibida de Friedrich, y como veremos de Arthur Schopenhauer, no es más que lo que pretendemos dar a entender como, más acá o allá de palabras y formación de conceptos, formalizar a través de entendimientos desde lo que haga frente, remiten a pensamientos en nombre propio que estos sujetos a su época formularon mediante mucho trabajo, y aliándose unos a otros, como la flecha de Apolo que lanzada sin objetivo, permitía que algunos llegaran a permitirse pensar, cuando la flecha los alcanzara, algunas formas nuevas para luego encontrarse en el debido entendimiento del oráculo de Delfos.

La filosofía de Schopenhauer se encuentra vinculada desde un primer momento con el problema de la negatividad: el dolor del mundo, la miseria de la existencia y todo lo que en general cabe dentro del concepto de lo negativo, son el tema y el punto de arranque de su filosofía.

En asuntos de la mitología griega, Sileno le dice al rey Midas cuando este lo fuerza a que hable: “Estirpe miserable de un día, hijos del azar y de la fatiga, ¿por qué me fuerzas a decirte lo que para ti sería muy ventajoso no oír? Lo mejor de todo es totalmente inalcanzable para ti: no haber nacido”.

Intuición que es origen de la tragedia.

En búsqueda del origen de la represión en Schopenhauer nos topamos frente al conflicto constitutivo del hombre, que como animal metafísico, yace por sapiens la polaridad permanente entre la voluntad de vivir y la inevitable muerte, provocando de esta manera la lucha inmanente entre los instintos. Entendamos salvajemente la noción de voluntad en Schopenhauer como un instinto o pulsión. De ahí que aceptemos la indicación que hace el filósofo de no acceder desde afuera a la esencia de las cosas, siendo lo más correcto “comprender al mundo desde el hombre que al hombre desde el mundo”, aunque tal vez la costumbre sea la opuesta, y quizá demasiado generalizada.

En la tensión entre voluntad y conocimiento Schopenhauer ubica el origen de la represión, siendo el disimulo la fuente más íntima del conflicto humano, producto de la reflexión. En este punto, recurrimos al padre del psicoanálisis, en razón de los puntos de encuentro entre la experiencia analítica propuesta por Freud con el sistema que ofrece nuestro filósofo, que indica que son los genitales, más que cualquier miembro exterior del cuerpo, los que están sometidos únicamente a la voluntad y en nada al conocimiento; y por lo mismo se tratan de dominar como simple asunto accesorio y subordinado en la vida. Freud acude igualmente a los instintos básicos de eros y tánatos como dinámica de la estructura biológica y psicológica del ser hombre; punto en el que se encuentra con Schopenhauer, pues para el filósofo la voluntad tiene un doble movimiento: como afirmación, cumpliendo la función de eros, y como negación, como fuerza hambrienta que se devora a sí misma, porque fuera de ella nada existe.

Nietzsche no hizo un tratamiento exclusivo respecto a la memoria y el olvido, pero es posible inferir algunas definiciones a partir de sus aforismos en distintas obras y además sobre muchos otros diversos temas relativos a la humanidad del hombre, en tanto sapiens..
Entendió (o sea lo pudo pensar) a la memoria como la invasión del pasado sobre el presente, como ejercicio de la voluntad presente (instintiva, no consciente) volcada hacia el pasado, en tanto que el olvido se lo entiende como suspensión y omisión de impresiones sobre la vida. Asimismo, ambas facultades los comprende como procesos que emergen tanto en el cuerpo orgánico como en el cuerpo social, en el individuo y en la comunidad. Así resumido, claro, es multidimensional, sumando, restando y multiplicando al infinito distintas y que en principio son subjetividades singulares, luego a lo largo de la historia de la especie, se contagian, imponen, a las sociedades que olvidan la genealogía de lo que acostumbran, lo que convierte en cotidiano la represión de dolores y angustias pasadas.

Veremos, más al final, que con la cuestión del olvido -además de ser una ayuda efectiva para la vida, en el sentido que nos potencia para lo que haya que hacer en cada caso- creemos por ahora aproximarnos a la cuestión de formación biopolítica de subjetividad en las sociedades enormes como en las que nos toca estar, en las que por parte de los administradores que detentan el poder de administración de aprovechar esa habilidad propia de ser sapiens, para gobernar las almas y los cuerpos de los Daseins convirtiéndonos en verdaderos sujetos, no de la propia subjetividad de la que en-sí lo mejor que podamos ser, a ese poder con arreglo a sus propios fines.

Maquiavelo ya lo decía, gobernar a través del miedo, porque los príncipes tienen miedo de no poder gobernar, que simplemente significa la obediencia de los gobernados. Y no seríamos menos suspicaces si no supusiéramos que la fórmula sigue siendo efectiva.

Publicado por dosztal

Busco un pensar en nombre propio libre de las sujetaciones del mundo humano que ya hace frente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Arte Urbano Lanzarote

Bienvenido a mi espacio musical, en esta web podras escuchar mis canciones de rap, guitarra y otros generos, ver mis videoclips, conciertos, batallas de rap, improvisaciones y demas, a parte podras estar informado sobre mis proximos proyectos y eventos

Keygen Crackx

Download Free Crack Softwares

ME CUIDO

UN blog donde hablamos de sexualidad, gestación y autocuidados.

Mayores de Hoy

Por la Dra. Annika Maya Rivero, consultora en diseño para la vejez y demencia

julesversolibero

La vida es una comedia que siempre acaba en tragedia

Abogado Carlos Espinoza Zúñiga

Especialista en juicios civiles y de familia

Sitio Web de Adrián Gastón Fares

Escritor, Guionista, Productor y Director de cine

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."

La Rosa de los Vientos Club

El punto de encuentro en la red para los viajeros

La Era del Absurdo

Estos son tiempos violentos y vettiginosos. La humanidad esta rnazada por su propio progreso. Y las relaciones humanas son cada vez mas dificies por la tecnologia y las redes sociales en internet.. Sin embargo el sistema politic

Blog de Matemáticas

por JAVIER DEL PINO

Nina Peña Pitarch

Nina Peña. Blog de autora

AQUÍ ESTÁ LA ROSA, BAILA AQUÍ.

El lugar donde las ideas hacen la estética de la existencia

Diccineario

Cine y palabras

Virginia's Vox

domingos y restantes

RAMÓN FLORENZANO

Un blog de pensamiento y análisis

A %d blogueros les gusta esto: