57 Memorias del futuro

memoriafurturo

Mnemosine, la hija del cielo y de la tierra,  como  esposa  de Zeus en nueve noches se convierte  en madre de las musas. Juego y música, danza y poesía pertenecen a su seno , de la memoria. Sin duda  esta palabra significa algo más que la simple posibilidad  psicológicamente necesaria de retener  lo pasado en la memoria. La memoria piensa en lo pensado. Ahora bien, «memoria», como el nombre  de la madre de las diosas, no significa un pensamiento  cualquiera de todas las cosas pensables. Memoria es la concentración del  pensamiento en aquello que haya podido ser pensado ya. Memoria  es la congregación del pensamiento. Ella alberga en sí y esconde  lo que en cada caso ya se ha pensado antes en todo lo que le llegó a estar presente, en aquello que, siendo, otorga el haber sido. La memoria, la madre de las musas, el recuerdo de lo que ha de pensarse, es la fuente de donde surge el pensamiento. Por eso, la poesía es el agua que a veces corre  hacia atrás, hacia la fuente, hacia el pensamiento como recuerdo. Mientras creamos  que  es la lógica la que nos instruye sobre lo que es pensamiento, seremos incapaces de pensar en qué sentido todo poetizar descansa en el recuerdo. Toda acción poética nace de la meditación del recuerdo. Casi como el rumiar nietzscheano.

Bajo el título  «Mnemosine»  dice Holderlin:

Somos un signo por interpretar…

¿Quiénes somos nosotros? Somos los hombres de hoy, los hombres  de un hoy que lleva ya tiempo  durando y al que todavía le queda tiempo por durar,  pero eso en una prolongación para la que ningún cálculo temporal de la historia puede aportar una medida. En el mismo  himno «Mnemosine» leemos: «Largo  es el tiempo», a saber, el tiempo en el que  somos un signo por interpretar. ¿No da bastante que pensar el hecho de  que  seamos un signo, y un signo  por  interpretar? Lo que el poeta dice  en estas líneas  y en  las siguientes quizá pertenece al ámbito en el que se nos muestra lo que más merece  pensarse, pertenece a aquello más merecedor de pensarse que  la afirmación anterior sobre nuestro tiempo problemático intenta pensar. Quizá esta afirmación, si la pensamos adecuadamente, arroje luz sobre  la palabra del poeta; y quizá las palabras de Holderlin, por ser poéticas, nos llamen con mayor apremio y, en consecuencia, con señas más claras hacia el camino de un pensamiento que piensa lo más merecedor de pensarse. No obstante, en un primer momento permanece poco claro cuál  haya de ser el sentido de la referencia a las palabras de Hölderlin. Parece cuestionable con qué derecho en el camino de un  intento de pensamiento mencionamos a un  poeta y precisamente a éste.

El asunto del  pensamiento no  es sino  desconcertante en todo momento. Y es tanto  más desconcertante cuanto  más nos mantenemos frente a él sin  ningún género de prejuicios. Para eso se requiere la disposición a escuchar, que nos permite pasar por encima  la valla del opinar usual y así llegar al campo  libre.

Sócrates durante todo el tiempo de su vida, hasta en su misma muerte, no hizo sino ponerse en la dirección de esta corriente de pensamiento de lo que se sustrae, permaneciendo oculto a la mirada común. Por eso es el pensador más  puro  de  Occidente. Y ésa es también  la razón que no escribiera  nada.  Pues quien  empieza  a escribir  desde  el pensa­miento ha de parecerse  inevitablemente a los hombres  que se esconden en el lado contrario de donde sopla el viento, para ponerse a resguardo de una corriente demasiado fuerte, y aunque esto lo mencione Heidegger, en lo particular nos gusta excluir a Nietzshe de esta generalización.

Y sigue siendo el secreto de una historia todavía oculta el hecho de que todos los pensadores de Occidente des­pués de Sócrates, y para nada desmereciendo su grandeza, tuvieron escaparse sin ser vistos. El pensar pasó a los libros. Y éstos han decidido el destino  de la ciencia occidental, que, a través de la doctrina de la Edad Media, se convirtió en la ciencia de la Época Moderna.  De esa manera  todas  las ciencias brotaron de la filosofía en una doble forma. Las ciencias proceden de la filosofía en cuanto tuvieron que abandonarla. Las ciencias que así saltaron de la filosofía  ya no pueden  como  tales dar de nuevo el salto de retorno a su origen. Ahora  están entregadas a un ámbito esencial en el que sólo puede  descubrirlas el pensamiento, supuesto que  él mismo  sea capaz de llevar a cabo su tarea.

Cuando el hombre  está en la corriente hacia lo que se sustrae, dirige una señal indicadora hacia ello. Somos un signo en la corriente  hacia ese camino. Pero allí indicamos algo que todavía  no ha sido traducido al lenguaje de nuestro hablar. Eso está por interpretarse. Nosotros somos  un signo por interpretar. Las palabras nunca alcanzan para explicar los contenidos del pensamiento, quizá la poesía lo transmita como experiencia sensible de alguna mejor manera. Como casi todo, el pensar es una experiencia, y en contrario que lo que muchas corrientes afirman, que se  piensa en palabras, oponemos que el pensamiento tiene el campo libre, viene cuando él quiere y luego de largos procesos de compenetración, rumiado y espera. Sería como un sueño en el sentido freudiano, que luego se traduce por elaboración y trabajo, en un relato que solo tiene un sentido que debe ser interpretado en una apuesta a acertar con el origen no consciente de su origen y significado. Somos un signo por interpretar.

De Holderlin en el himno «Mnemosine» (Memoria):

Somos un signo por interpretar.No damos  muestras  de dolor, habiendo perdido la lengua en la lejanía.

Nuestro título es una paradoja, decimos memorias del futuro aun cuando el futuro no transcurrirá. (Para otro capítulo)

Si llevamos explícitamente las palabras de Holderlin al ámbito del pensamiento, hemos de cuidarnos de equivaler lo dicho poéticamente por Holderlin con lo que hemos puesto  ante nuestros  ojos como  lo «más merecedor de pensarse».  Lo dicho  con sangre  poética y lo dicho  en modo  pensante no son lo mismo; pero a veces son lo mismo, a saber, cuando se abre pura y decisi­vamente el abismo entre poetizar  y pensar.  Esto puede  suceder cuando  el poetizar es alto y el pensar profundo. También  de esto sabía  mucho Holderlin. Aislamos algo de las estrofas tituladas:

Sócrates y Alcibíades

¿Por qué tú, sagrado Sócrates,
a este joven rindes incesantes honores?
¿No conoces cosa mayor?
¿Por qué tus ojos
lo miran con amor
como si a dioses miraran?

La segunda  estrofa  da la respuesta:

Quien lo más profundo ha pensado,
ama lo más vivo,
alta juventud entiende quien al mundo ha mirado.
Y con frecuencia los sabios
al final se inclinan a lo bello.

Nos interesa  el verso:  «Quien  ha pensado  lo más profundo, ama lo más vivo». Pero en este verso con demasiada  facilidad  nos pasan  desapercibidas las palabras propiamente significativas  y, por tanto,  fundamentales, a saber: los verbos. Oímos  el verbo si acentuamos de otra  manera el verso, desacostumbrado para  los oídos habituales:

Quién ha pensado lo más profundo, ama lo más vivo.

La gran cercanía de los dos verbos «pensado» y «ama» consti­tuye el centro de este verso. El querer  descansa en el pensamien­to. Es un racionalismo admirable el que funda  el amor en el pensamiento. Parece como  si tuviéramos ahí un pensamiento fatal, que está en vías de volverse sentimental. Pero lo cierto es que no se halla ninguna  huella de esto en el verso citado. Apreciamos lo que él dice cuando somos capaces de pensar. De ahí que preguntemos:  ¿qué significa pensar?

La pregunta  «¿qué significa pen­sar?» nunca puede responderse mediante  una determinación con­ceptual  del pensamiento, mediante  una definición del mismo, de modo  que a partir de ahí pudiéramos extender directamente su contenido. A continuación no pensaremos sobre el pensamiento. Quedaremos fuera de la reflexión, de una reflexión que convierte el pensamiento en su objeto. Grandes pensadores, primeramente Kant y luego Hegel, se dieron cuenta de la inutilidad de semejante reflexión. Por eso se vieron  obligados a llevar sus reflexiones más allá de ella misma. Si fueron  muy lejos, hasta dónde llegaron ellos, es una cuestión  que nos dará mucho que pensar  en el lugar adecuado de nuestro camino.

En Occidente el pensar sobre el pensamiento se ha desarrollado como «lógica». Ella ha recogido conocimientos especiales sobre un tipo especial de pensamiento. Por primera  vez en tiempos  muy recientes  estos conocimientos de la lógica se hacen prolíficos científicamente, lo cual acontece en una ciencia especial que se llama «logística». Ésta es la más especial de todas las ciencias. En muchos  lugares, especialmente en los países anglosajones, la logística  es tenida  ya por la única forma posible de filosofía rigurosa, porque sus resultados y su procedimiento proporcionan una utilidad segura para la construcción del mundo técnico. Por eso hoy en América y en otras partes la logística, como la auténtica filosofía del futuro, comienza a asumir el dominio sobre  el espíritu.

Por el hecho que la logística se une en forma conveniente con la psicología y el psicoanálisis modernos, así como con la sociología, el trust de la filosofía venidera  será ( o mejor: sería) perfecto. Y lo cierto es que ese cerco de ninguna manera ha de considerarse como una simple creación del hombre. Más bien, las disciplinas  mencionadas está  bajo el destino de un poder que va más lejos, de un poder cuyas designaciones más acertadas siguen siendo seguramente las palabras  griegas «poesía» y «técnica», supuesto que  para  nosotros,  los pensantes, denominen aquello que da que pensar, aunque la logística lo dé por determinado.

Ni el trabajador industrial, ni el ingeniero, ni el propietario de  una  fábrica,  ni menos todavía el Estado, pueden saber dónde  se sostiene el hombre actual  cuando  se halla en alguna  relación  con la máquina  y con  partes de la misma.  Todos nosotros no sabemos todavía qué mano  de  obra  tiene que desarrollar el  hombre moderno en el mundo técnico, y tiene que desarrollarla incluso en el caso de que no sea trabajador en el sentido del trabajador en la máquina. Tampoco  Hegel, ni Marx, podían saber o preguntar esto todavía, pues también su pensamiento había de moverse aún  bajo las sombras de la esencia de la técnica, por lo cual ellos nunca llegaron a un campo abierto en el que  pudieran pensar suficientemente acerca de ella. Por importantes que  sean las preguntas económico-so­ciales,  políticas, morales e incluso  religiosas que se traten en rela­ción con la mano de obra técnica, nunca llega ninguna de ellas al núcleo de la cosa. Éste núcleo se esconde en la forma todavía no pensada bajo la cual es en general todo lo que  se halla  en  el ámbito del dominio de  la técnica. La  razón de que eso no haya llegado a pensarse hasta ahora está ante todo en que la voluntad de acción, es decir,  de hacer  y obrar, arrolló al pensamiento.

Quizá  algunos recuerden la frase: el hombre anterior ha actuado mucho y pensado poco. Pero  la falta de pensamiento no tiene su fundamento sólo ni  primeramente en que el hombre haya cuidado poco el pensamiento, sino en que lo que ha de pensarse, lo que propiamente da que  pensar, se sustrae desde  tiempos inmemoriales. Porque está de por medio esta sustracción, en la que permanece oculta la dimensión última  a la que se remite a la mano de obra de los manejos técnicos. Esa sustracción es la que propiamente da que pensar, es lo que más requiere pensarse. Quizá  ahora ya notemos mejor que lo más necesitado de pensarse, aquello en lo que se mantiene oculta  la esencia de la moderna técnica, nos interpela constantemente y por doquier, que  eso incluso está más cerca de nosotros que lo más manifiesto en el primer plano  de los manejos más cotidianos, y sin embargo se nos sustrae. De ahí sale la necesidad que escuchemos finalmente la exigencia de lo que más requiere pensarse y aparece lo necesario para  hacerlo. Ahora bien,  para  poder percibir lo que nos da que pensar, por nuestra parte hemos de abrirnos al aprendizaje del pensamiento.

Pero lo que menos tiene nadie en sus manos dentro de la mano de obra del pensamiento es el hecho que en ese aprender, aunque nunca a través de él, lleguemos a la relación con  lo que  más requiere pensarse. Ya lo sabemos, lo importante de la cuestión es estar en el camino y no fuera de él.

Si hasta aquí llegamos hoy, pretendiendo hacer una memoria del futuro desde el borde del proyecto intelectual vigente, diríamos: una ciencia especial que se llama «logística» será la más especial de todas las ciencias. En muchos  lugares, especialmente en los países anglosajones, la logística  es tenida  ya por  la única forma posible de filosofía rigurosa, porque sus resultados y su procedimiento proporcionan una utilidad segura para la construcción del mundo técnico. Por eso hoy en América y en otras partes la logística, como la auténtica filosofía del futuro, comienza a asumir el dominio sobre  el espíritu.

No nos sorprendemos de ello. Es lo que hay. De la mano de las nuevas formas imperiales, tecnológicamente sofísticadas, desarrolladas según un plan, para un mundo globalizado y superpoblado, y con técnicas ancestrales aprendidas desde el éxito de los dispositivos religiosos, con una diferencia desde su origen. Si los dispositivos de influencia religiosos vinieron bien para ahorrar gastos militares por el uso de la fuerza directa, hoy se se retornando a esa fuerza, porque ya se ha invertido y acumulado bastante para no justificarla. Y ya lo sabemos, el mero uso de palabras permite cualquier explicación, en un ambiente en el que nada vale todo vale, y no que hay que volver a Nietzsche para entenderlo.

Además la disposición de armamentos nuevos y sofisticados y enormes masas de soldados, son un paliativo a la subocupación creciente, se crean ejércitos de pobres para combatir a los pobres que no aportan al sistema. Es pura logística, que acrecienta la obediencia debida o la muerte. El absurdo ha vuelto a reinar, si fuera que alguna vez lo abandonó.

Queda el hombre esencial como expectativa, que asombrado de la nueva realidad del mundo que hace frente, salga del letargo y se ponga a pensar, y que en ese camino dando cuenta de la absurdidad del destino que depararía el futuro que aun no existe bajo el dominio de la nueva logística, retorne a las leyes que la naturaleza le otorgó en su origen, sepa discernir las cosas en nombre propio y vuelvan a disfrutar primero y concretar en acciones después su espiritualidad tal fuera devenido hombre en la Naturaleza que lo permitió, Y si así no ocurriera, ya podríamos mencionar, que el hombre, como tal, sapiens, está en vías de extinción antes del final cósmico que ya está reservado por las leyes del Universo.

Publicado por dosztal

Busco un pensar en nombre propio libre de las sujetaciones del mundo humano que ya hace frente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Arte Urbano Lanzarote

Bienvenido a mi espacio musical, en esta web podras escuchar mis canciones de rap, guitarra y otros generos, ver mis videoclips, conciertos, batallas de rap, improvisaciones y demas, a parte podras estar informado sobre mis proximos proyectos y eventos

Keygen Crackx

Download Free Crack Softwares

ME CUIDO

UN blog donde hablamos de sexualidad, gestación y autocuidados.

julesversolibero

La vida es una comedia que siempre acaba en tragedia

Abogado Carlos Espinoza Zúñiga

Especialista en juicios civiles y de familia

Sitio Web de Adrián Gastón Fares

Escritor, Guionista, Productor y Director de cine

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."

La Rosa de los Vientos Club

El punto de encuentro en la red para los viajeros

La Era del Absurdo

Estos son tiempos violentos y vettiginosos. La humanidad esta rnazada por su propio progreso. Y las relaciones humanas son cada vez mas dificies por la tecnologia y las redes sociales en internet.. Sin embargo el sistema politic

Blog de Matemáticas

por JAVIER DEL PINO

Nina Peña Pitarch

Nina Peña. Blog de autora

AQUÍ ESTÁ LA ROSA, BAILA AQUÍ.

El lugar donde las ideas hacen la estética de la existencia

Diccineario

Cine y palabras

Virginia's Vox

domingos y restantes

RAMÓN FLORENZANO

Un blog de pensamiento y análisis

A %d blogueros les gusta esto: