48 Filosofando más cosas

naturalísimo

[348]

Un doble relato te voy a contar: en un tiempo ellas las cuatro raíces, de nuevo a ser plurales a partir de ser uno; dúplice es la génesis de los seres mortales y doble su destrucción. A la una la engendra y la destruye su reunión y la otra crece y se disipa a medida que nacen nuevos seres por separación. Jamás cesan en su constante intercambio, confluyendo unas veces en la unidad por efecto del Amor y separándose otras por la acción del odio de la Discordia. Así, en la medida en que lo uno ha aprendido a desarrollarse a partir de lo múltiple y la pluralidad surge de nuevo de la división de lo uno, de la misma manera nacen y no tienen una vida estable. Y en la medida en que jamás cesa su continuo intercambio, así también existen inmóviles siempre en su ciclo.

Sobre la Naturaleza. Empédocles

La cita 348 nos ofrece la doctrina principal de la filosofía de Empédocles. Su comienzo contiene resonancias intencionales de Parménides y le contradice retadoramente: “un doble relato” “en un tiempo” , “surgió” , etc. Sin embargo culmina con una afirmación que parece querer preservar algo de la posición metafísica de Parménides.
El fragmento se divide entre secciones. Los versos 1-5 nos hablan de un
proceso dual constituido por la génesis de lo uno a partir de lo múltiple y, a su vez (versos 1-2) de lo múltiple a partir de lo uno; desarrollado más ampliamente en los oscuros versos 3-5). Los versos 6-8 afirman que este proceso dual se repite sin cesar y lo atribuye a la actividad alternante del Amor y de la Discordia. Los versos 9-13 resumen las dos ideas y las contrastan en una conclusión sorprendente y bastante heraclítea. Los versos 9-11 infieren, del doble nacimiento de los seres, que éstos nacen y (o, pero) no tienen vida estable; los versos 12-13, sin embargo, afirman que están siempre inmóviles, en virtud de su incesante alternancia entre unidad y pluralidad. Empédocles no razona su doctrina en parte alguna. En consecuencia, parece preferible la interpretación de que los pasajes ofrecen una hipótesis, cuyo objetivo consiste en reconciliar las nociones aparentemente contradictorias de que el nacimiento, la muerte y el cambio en general existen y que, no obstante, son inmutables y perdurables o eternos. La idea crucial de la reconciliación radica en que, mientras que el proceso dual descrito en los versos 1-5, se repite incesantemente, los seres relacionados con el proceso tienen una especie de inmutabilidad. La unidad se compondrá siempre a partir de la pluralidad y viceversa; y serán siempre la misma unidad y la misma pluralidad. (No hay duda de que ha escogido la unidad y la pluralidad como los polos conceptuales más simples entre los que puede tener lugar el cambio). Como, en Heráclito, “hay un cambio local”, “pero también una estabilidad global”.
Se ha denominado a veces su “ciclo cósmico” a la concepción empedoclea de la sempiterna recurrencia. Pero aquí es propuesta como una tesis metafísica totalmente general. Su aplicación más clara y más importante está, sin duda, en su teoría del nacimiento y la muerte del universo, pero la aplicó también al ciclo vital de los animales, entre ellos los sapiens.

Nos leemos a Empédocles y algunas de sus interpretaciones, y volvemos a escalar nuestro propio aprendizaje de seguir el camino de un pensamiento en nombre propio. La lección uno está comprendida, al desarrollar nuestro propio pensamiento convienen maestros, aún a 26 siglos de distancia, y es lo bueno de la escritura ya que sin ella, estaríamos especulando si lo que vimos hoy, la lluvia, el incremento desmedido de los impuestos, las noticias siempre amarillentas, o lo que haga frente, requeriría un comenzar de cero salvo aceptación directa de lo presentado que no es la elección anticipadamente adoptada. Leer a los maestros, entender su lógica y priorización de los objetos, su conceptualización de las relaciones de su frente en su momento, son ejemplos de lo que conviene, en lugar de la aceptación llana de lo ofrecido en lugar de la Naturaleza: las opiniones y su infierno, que no existen.

Hoy, genéricamente, nos dejamos distraer por lo cotidiano, y ese dejarse convencer aleja la soledad aunque vacíe la esencia de haber nacido sapiens. Ejercitaremos entonces a Empédocles en a partir de lo vigente. Hay un doble relato, original entre lo uno y lo múltiple,  su génesis desde lo mismo. En el lenguaje de la Grecia S V a.C. entre amor y discordia, alternativamente entre una y otra, y sucesivas como un eterno retorno,apelando a una concepción nietzscheana.

Desde la infancia del pensamiento, ya se pensaban cosas como la cortedad de la vida humana para alcanzar el supremo conocimiento que desde el cosmos y la naturaleza daban que pensar, y entre oleadas de unas y otras, amor y discordia, de lo uno a lo múltiple y de lo múltiple a lo uno de retornos retornos solo entendibles por los dedicados a sanear su forma de pensar desde el imperio originario de los sentidos y a dudar desde la simple percepción hasta el descubrimiento de ciertas leyes o mejor comprensión, primero de uno mismo y por ende de las cosas.

.Para Heráclito todo era movimiento, como un fuego eterno originario. Para Parménides era lo uno infinito desplegado multiplicadamente. Y sin la rigurosidad en que la estamos expresando por que no la entendemos rigurosas sino que establecen la forma expresable de lo que estarían, en breves palabras, pensando. Empédocles los reúne, como en ciclos que se suceden, multiplicidad del movimiento en eso, pero el ciclo se repite, es el mismo como uno. Quedarían todos reunidos bajo un mismo concepto, expresado de diversas maneras.

No es sorpresa la fragilidad del lenguaje, solo los pensadores enfocan la debida atención a su trasfondo. Y resaltamos la diferencia cultural desde la infancia del pensamiento razonado, al caótico y desenfrenado que se atiende por estas épocas, donde el pensamiento razonado ya casi no existe.

Si está claro que en la historia pasaron cosas, se sucedieron los pueblos dominantes, los imperios y los modos de ser y estar, por lo tanto de pensar, con el transcurso unívoco del tiempo. Eso que modernamente se llama devenir, que en sí mismo se ha convertido en un concepto de interés interpretativo del transcurso temporal y de la naturaleza de las cosas, que si recordamos a Heráclito, a su manera ya lo decía 6 siglos antes del cero (∅).

Quién inventó el calendario en el que no existe  el año cero en nuestro calendario, iniciando la datación a partir del año 1. De esa forma, el siglo I d.C., solo se completó en el año 100 d.C., y no en el año 99 d.C. Tampoco existe el Siglo Cero, curiosidad matemática, entre que la palabra cero proviene de la traducción del sánscrito shunya (‘vacío’) al árabe sifr , de ahí la voz española cifra, que los árabes tradujeran la palabra sánscrita shunya por sirf, que también significaba ‘el vacío’. Este término árabe sirf se latinizó en Occidente como zephirum, de ahí ceroLos romanos no conocía el valor cero o ‘nada’. Los griegos decían que el cero no podía existir porque no representaba nada, pero un número es siempre una unidad. El cero tal y como lo conocemos nosotros fue creado por los mayas ya antes de la era cristiana. Apareció también en la India en el siglo VI d.C. y llegó a Europa hacia el año 1000 d.C. a través de los árabes. El sistema de los números arábigos tardó en ser aceptado, pues la Iglesia consideraba el cero como producto de la magia árabe, era el número infiel.

El calendario gregoriano es un calendario originario de Europa, actualmente utilizado de manera oficial en casi todo el mundo. Así denominado por ser su promotor el papa Gregorio XIII, vino a sustituir en 1582 al calendario juliano, utilizado desde que Julio César lo instaurara en el año 46 a. C. El papa promulgó el uso de este por medio de la bula Inter Gravissimas. Haciendo coincidir el año 1 con el del nacimientos supuesto de Cristo.

calendario

Y esto es un duro ejemplo de lo que mencionábamos del devenir. Y de la fragilidad multiplicada de las palabras. De un pensamiento original y en nombre propio, las sociedades  y a partir de algunos pueblos que han hecho historia fuerte en esta que es que los humanos hicimos, perdieron en algún momento la originalidad y sencillez de los sabios originarios, y con ello la más condenada esencia de ser hombre, y sapiens: la libertad de ser, estar, y sobre todo pensar.

Fue el pueblo hebreo que inventó un solo Dios hacedor de todas las cosas y dictador de las tablas y valores que regirían la vida, los cuerpos y las almas de sus ciudadanos. Y tuvieron éxito en su cometido, e imitados por nuevas sectas como la cristiana, que lentamente entre combatida y pertinaz, terminó juzgando al mundo humano, con el espadazo final del emperador romano que primero se convierte al cristianismo y luego nombra esa religión como oficial del Imperio.

Más allá de los motivos económicos y de sojuzgación que ello implicaba, se convirtió a los hombres corrientes en esclavos que antes abundaban resultado de las conquistas territoriales que ya habían terminado. Nada mejor que pueblos crédulos de un invento sofisticado que maquinizaba a los comunes en favor de los reyes del estado y el clérigo.

Algo pasó en ese devenir del que Leibnitz denominó el mejor de los mundos posibles. Y es una aporía que permite pensar, que los pudo haber habido peores. Solo sería un mundo menos peor que lo posible. No es una alegría enterarse de eso.

Fueron siglos, demasiados, del dispositivo. Que por exitoso perdura como ejemplo que se utilizó por toda clase de príncipes, señores feudales, directores de los estados, dueños del poder económico, financiero, institucional, o de cualquier orden que se pueda pensar. Allí donde hay un orden impuesto, positivo o inculcado, rigen los mismos métodos de subyugación artificial sobre los que conviene ser sojuzgado con arreglo a los fines convenientes a los amos de los crédulos, en las ilusiones establecidas, que nada tienen que ver con lo cósmico ni con la Naturaleza, que nos precede y nos continuará una vez desaparecido el modo de administración impuesto, o al final, de la especie. Con la constitución de nuevos valores en reemplazo a los instituidos, que quizá y recordando a los sabios griegos, no sean mucho más que el retorno de aquella inocencia de la infancia del pensamiento, más puro y original que la artificiosidad que el desarrollo de las culturas posteriores impuso lenta y progresivamente con la primacía de ídolos más parecidos a héroes míticos que al razonar puro y simple nuestros amigos griegos.

Publicado por dosztal

Busco un pensar en nombre propio libre de las sujetaciones del mundo humano que ya hace frente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Arte Urbano Lanzarote

Bienvenido a mi espacio musical, en esta web podras escuchar mis canciones de rap, guitarra y otros generos, ver mis videoclips, conciertos, batallas de rap, improvisaciones y demas, a parte podras estar informado sobre mis proximos proyectos y eventos

Keygen Crackx

Download Free Crack Softwares

ME CUIDO

UN blog donde hablamos de sexualidad, gestación y autocuidados.

julesversolibero

La vida es una comedia que siempre acaba en tragedia

Abogado Carlos Espinoza Zúñiga

Especialista en juicios civiles y de familia

Sitio Web de Adrián Gastón Fares

Escritor, Guionista, Productor y Director de cine

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."

La Rosa de los Vientos Club

El punto de encuentro en la red para los viajeros

La Era del Absurdo

Estos son tiempos violentos y vettiginosos. La humanidad esta rnazada por su propio progreso. Y las relaciones humanas son cada vez mas dificies por la tecnologia y las redes sociales en internet.. Sin embargo el sistema politic

Blog de Matemáticas

por JAVIER DEL PINO

Nina Peña Pitarch

Nina Peña. Blog de autora

AQUÍ ESTÁ LA ROSA, BAILA AQUÍ.

El lugar donde las ideas hacen la estética de la existencia

Diccineario

Cine y palabras

Virginia's Vox

domingos y restantes

RAMÓN FLORENZANO

Un blog de pensamiento y análisis

A %d blogueros les gusta esto: