Empedocles

Y abiertamente consagré mi corazón a la  tierra grave y doliente, y con frecuencia, en  la  noche sagrada, le prometí que  la amaría fielmente hasta la  muerte, sin temor, con su  pesada carga de fatalidad, y que no despreciaría ninguno de sus enigmas. Así me ligué a ella con un lazo mortal.

HOLDERLIN:  La  Muerte de  Empédocles.

Empédocles de Agrigento, en griego Ἐμπεδοκλής, (Agrigento, 444 a. C.)1​ fue un filósofo y político griego.

En la Grecia antigua, con pensadores como Parménides, Heráclito y Pitágoras entre otros, la separación gradual entre lo espiritual y lo material, entre el movimiento y la inmutabilidad del Ser, entre lo racional y lo sensible, etc., representaban algunas de las preocupaciones de la filosofía de aquella época. En el caso de Empédocles, su pensamiento tuvo presente algunas de estas ideas y las incorporó en una doctrina que contempla tanto la argumentación racionalista como el espíritu místico.

Fue un filósofo que se interesó mucho por el pensamiento de Parménides. Tomó de él muchos atributos asignados al Ser parmenídeo y los aplicó a su propia Sphairos, la divinidad en la cual todo estaba mezclado en armonía. Cree como Parménides que nada puede originarse de la nada y que lo que existe no puede desaparecer, pero mientras que aquel deducía de esto que la realidad era una e inmóvil, Empédocles postuló que eran cuatro los principios materiales de la realidad y que se hallaban en constante movimiento, mezclándose y  repulsándose por las fuerzas espirituales del Amor y el Odio.

Los elementos propuestos por Thales de Mileto, Anaxímenes, Heráclito y Jenófanes eran agua, aire, fuego y tierra respectivamente. La naturaleza estaba ya desde siempre presente.

En su parte disponible de SOBRE LA NATURALEZA, veamos algunas cosas:

Defensa de los sentidos

[342]

Angostos son los recursos esparcidos por el cuerpo y muchas son las miserias que golpean dentro y embotan el pensamiento. Los hombres contemplan en su vida sólo una breve parte de ella, después rápidos en su morir se van volando como el humo, persuadidos sólo de que cada cual es arrastrado en todas direcciones, según su suerte. Pues, ¿quién se vanagloria de haber encontrado el todo? Estas cosas no deben ser vistas ni oídas así por los hombres ni captadas por el pensamiento. Tú, pues, ya que te has apartado a este lugar, aprenderás: el ingenio humano no puede alcanzar más allá.

[343]

Mas ea, observa con todas tus fuerzas cómo se manifiesta cada cosa, sin confiar más en la vista que en el oído, ni en el oído rumoroso por encima de las declaraciones de la lengua, ni niegues fiabilidad a ninguno de los otros miembros (órganos, partes del cuerpo) por los que hay un camino para entender, sino aprehende cada cosa por donde es clara.

Se lamenta de la comprensión limitadísima que la mayor parte de los hombres obtienen sobre las cosas por medio de sus sentidos, pero promete que un uso inteligente de todos los testimonios sensoriales accesibles a los mortales, con la ayuda de su propia instrucción, nos clarificará todas y cada una de las cosas (en contra de la pretensión de Parménides).

El poder del conocimiento.

[345]

Aprenderás todos los remedios existentes contra los males y la protección contra la vejez, pues para ti sólo voy a llevar a cabo todo esto. Harás cesar la fuerza de los vientos incansables que barren la tierra y devastan los campos con sus ráfagas; y, a tu vez, si quieres, harás beneficiosos los vientos y, tras la negra lluvia darás la oportuna sequía a los hombres y después de la sequía del verano les darás las corrientes que residen en el aire para alimento de los árboles y sacarás del Hades el vigor de un hombre muerto.

Los poderes naturales del hombre pueden ser angostos, pero Empédocles promete capacitarlos para realizar acciones que sólo pueden considerarse mágicas, aunque la real discusión de los cuatro elementos en el poema y la composición y funcionamiento del cuerpo humano son propiamente filosóficos.

Hay un mensaje claro, aunque te muestren los sentidos cosas en principio engañosas, de todas maneras cuidate de la lengua de los hombres. Se puede aprender, porque hay un camino para entender, sino aprehende cada cosa por donde es clara. Entendiendo los hombres en sí mismos persuadidos sólo de que cada cual es arrastrado en todas direcciones, según su suerte, ¿quién se puede vanagloriase de haber encontrado el todo? Estas cosas no deberían ser vistas ni oídas así por los hombres ni captadas por el pensamiento. Si te puedes apartar a este lugar, aprenderás: el ingenio humano no puede alcanzar más allá.

Estamos con Empédocles en los inicios de la filosofía. Es posible que, si Anaxágoras nació hacia el 500 a. C. y Gorgias hacia el 485 , Empédocles haya vivido entre los 495-35 a.C.

Fueron los sabIos que mencionaba Aristóteles que mientras los alababa y criticaba, simultáneamente aprendía de ellos.

Empédocles, lo mismo que Pitágoras y Heráclito, fue uno de los personajes predilectos de las historias biográficas apócrifas y Diógenes nos conserva un número considerable de ellas procedentes de fuentes numerosas. Tratan, en su mayor parte, de sus actividades políticas y de su muerte y es probable que sólo el primer grupo contenga un germen de verdad aunque la historia de su precipitación en el cráter del Etna es la que ha cautivado siempre la imaginación y que menciona Hölderlin, reproducido en el epígrafe. Esa versión de su muerte es que nos dice que se arrojó al volcán Etna, buscando confirmar su unión divina con la naturaleza, que apócrifa o no, señalan su simple darse cuenta siendo parte de la Naturaleza, es mejor confiar más en las trampas de los sentidos, y aprender a pensar desde ellos que los juegos de palabras tan fáciles entre los hombres.20 Juegos de palabras…….

Los juegos de palabras que sin regla se dicen como opiniones que como tales carecen de fundamento pensado o aprendido, no conducen a mejor sendero que el engaños de los sentidos desde la naturaleza. La naturaleza no puede mentir, cmo los animales, no debe dar explicaciones de cosas que ya son, sólo le resta al hombre el tránsito de un camino de aprendizaje que le permita entender hasta donde le alcance el tiempo, ya que naturalmente sabe que es finito.

Empédocles no tiene la costumbre de pulir sus escritos con los epítetos más pomposos que es capaz de encontrar por el simple prurito de escribir bien, como si sintiera complacencia con colores ostentosos, sino que, por el contrario, hace que cada expresión manifieste una esencia o un poder de algo, como e. g. “tierra que envuelve al mortal” (refiriéndose al cuerpo que ciñe al alma), “amontonador de nubes” (del aire), y formas de ese estilo.

La posición inicial de los versos en el poema apenas reproducidos (sugerida por la invocación a la Musa) y sus resonancias de Parménides  hacen probable que Empédocles reconociera en la obra de Parménides un desafío epistemológico radical a la cosmología que le obligó a expresar su propia posición desde el principio. Su respuesta incide dentro de un profundo espíritu heraclíteo. Se lamenta de la comprensión limitadísima que la mayor parte de los hombres obtienen sobre las cosas por medio de sus sentidos , pero promete que un uso inteligente de todos los testimonios sensoriales accesibles a los mortales, con la ayuda de su propia instrucción, nos clarificará todas y cada una de las cosas (en contra de la pretensión de Parménides).

Esto es corto, más allá de un  poco de historia de los albores del saber filosófico, y en un salto de 26 siglos, suena lamentable el discurso corriente y mediatizado, de toda manera influenciado con arreglo a fines, de esta época grave en la todavía no pensamos, o peor, hemos dejado de pensar como esos 7 sabios aprendían a hacerlo. Antes de ellos fue el mito, en nuestro retroceso, ¿podemos pesar en un mito postmoderno?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s