43 La rebelión

“Lo cotidiano se nos aparece como un triple salto mortal en un teatro del absurdo, que no elegimos presenciar”

 

rebelion_de_los_objetos

 

En cuestiones jurídicas se separa con bastante nitidez la diferencia entre los crímenes provocados por afectos de aquellos que obedecen a cierta lógica. Los que siguen cierta lógica son además de premeditados, y en tanto lógicos y pueden no ser castigados. Ejemplo, cuando en la dramática (como espectacular, teatral) conferencia de  Wannsee se sentaron bases entre primero lógicas y luego jurídicas de la Solución Final que el nazifascismo enontró para admitir el Holocausto, por cuestiones puramente logísticas.

Se mata o se manda a matar sin castigo, y de ser necesario existe la posibilidad de suicidarse. Falta de respeto por la vida, propia y ajena, es uno de los diagnósticos absurdos que se teatralizan en nuestras épocas nihilistas. Los asesinos que antes eran juzgados, hoy dictan las leyes. Nada a favor, nada en su contra, un asesino no tiene ni deja de tener razón, pueden removerse las cenizas del crematorio como puede uno asistir a los huérfanos de la guerra, lo malo o lo bueno, aparecen como capricho del azar, y solo establecemos un ejemplo.

Ante cosas absurdas, el hombre de la razón, se refugia y acepta ese azar caprichoso y cotidiano, y luego se enferma de angustia, se reprocha la inmovilidad que elige, y vive mal consigo mismo, entristecido de impotencia. De alguna manera aunque le duela el pensamiento, termina convalidando a los asesinos, y por omisión se siente parte de ellos. Una trampa paradójica de la que no es posible salir vivo, pues aún vivo su capacidad en nombre propio, dejó de existir. Es como un dispositivo, al que forma parte del poder asesino, de hecho o de derecho, o no lo piensa o si piensa lo justifica, de todas maneras su alma no siente. Lo que no forman parte del dispositivo de poder, lo obedecen y se resignan, o si lo razonan se les muere el alma de tristeza, ambas opciones son impotentes.

Están resumidos así los 3 saltos mortales del absurdo: el asesino poderoso que no siente ni le importa la muerte propia y menos la ajena, la del resignado obediente que sabe que algún día morirá ya por su agónico devenir o asesinado, y la del pensante entristecido por su propia impotencia que le disuelto el alma.

Hay demasiadas universidades que enseñan este dispositivo a los próximos detentadores del poder. No hay ninguna que prevenga al resto.  Demasiados no tendrán oportunidad de ir a la universidad, y los que si pudieran y asistieran a esas universidades independizadas del dispositivo, aprenderán los rudimentos de las cuestiones de la razón, que después los inmovilizará en la paradoja de haber no aprendido académicamente el arte de la prevención que hubieran necesitado frente a una máquina que hace frente y no se entiende con el sólo uso de una razón educada.

Muerte libre y lo absurdo. Una fórmula complicada de resolver, aunque siempre presente como toda cotidaneidad, un presente continuo.

Ese mundo presente no se divide ya en justos e injustos, sino en amos y esclavos (el ideal del imperialismo luego de los griegos), se presenta como la escena absurda en drama que hubiera sido tragedia cuando los hombre aprendían a pensar y sobre todo en la condición a la que parece condenado desde su esencia más original como sapiens, la de libertad. Quedamos como abandonados en una contradicción que desde la más primaria y absurda, postergando lo que sería un día bien vivida, un nuevo punto de partida, y potencia de ejercer la duda que permitieran razonar en caminos alternativos posibles. Como todo lo que hemos expuesta como el pensar en nombre propio, antes.

Lo absurdo es esencialmente contradicción. Y ya sabemos que contradicciones irresueltas, ligadas al esfuerzo continuo de la búsqueda de síntesis posibles que liberen el trayecto del pensar, matan, concreta, psicológica o metafísicamente a hombres en su esencialidad de haber nacido siendo hombres.

No se puede imaginar una vida privada de libertad y elección, pero el absurdo lo permite,  la falta de juicio de valor del simple hecho de mantener la vida, entendida como forma esencial de ser en este mundo, mínima condición irrefutable en cuanto afecto y razón. Es inimaginable ya como cosa dicha, aunque el absurdo no lo diga, hasta ese punto es absurdo lo absurdo, no le es necesario mentir, solo ocultarlo, ya que otras mentiras circularán con arreglo a sus fines.

Si bien a alguien se le pueda ocurrir hablar de una filosofía del absurdo, estará en contradicción absurda, ya que toda mención a asociar la palabra con filosofía, carecerá de toda significación, por el mismo hecho de expresarse de esa manera. No puede haber una filosofía de la significación. No hay palabras elegantes para calificar tal pretensión, que como tal si puede teatralizar, para un público indefenso y sin valores a la vista. A falta de visibilidad el hombre en su soledad si mira al espejo, el desgarramiento puede llegar o ha llegado ha hacerse costumbre y peor si aporta cierto grado de complacencia del dejar pasar el tiempo porque no es de otra manera.

Hubo anticipadores los aventureros del pensamiento que dieron cuenta del absurdo, pero que finalmente su honestidad puede aún medirse por el rechazo que experimentaron a favor de sus propias exigencias. Destruyen el más por el menos. “Son mis enemigos, dice Nietzsche, quienes quieren derribar y no crearse a sí mismos?. Él derriba pero crea, enaltece la probidad castigando a los gozadores de “hocico de cerdo”. Está así alertando  el resultado de la complacencia que provoca el absurdo que encuentra el renunciamiento, que rehuye toda dispersión y desemboca el la arbitrariedad de prejuicios en silencio, esa extraña ascesis de la rebelión.

Nacido el absurdo entre las dos guerras, en las que coloreó la escena en generó discursos y acciones que presuntamente lo legitiman, para nada implica, para un pensamiento libre que una intensidad de sentimiento tal, que sean algo universal. Para nada ha de validarse esa sensibilidad y el nihilismo que es su trasfondo, sino que debería servir nada mucho más para un punto de partida de una crítica vívida, equivalente en el espacio de la existencia a la duda sistemática, Y después romper lo juegos de espejo y poder finalmente entrar en tránsito sin resistencias por el cual lo absurdo se supere así mismo, para lo que las mentes lúcidas den comenzar por cada uno en su propio nombre, aún a gritos y protestas, cuya denominación  evidente en la experiencia absurda es: la rebelión.

Una rebelión hacia lo absurdo, y sus aceptadas contradicciones. Una rebelión que propone algo mejor que la nada nihilista, en la que las razones reconquisten el lugar que nunca debieron perderse.

El hombre rebelde es el que dice NO, pero que al negarse no sólo no renuncia, sino que está diciendo que desde su primer acto concreto este es pleno de afirmación de sí mismo. El NO significa: “las cosas han ido demasiado lejos”, “ya basta”, “aunque hasta hoy sí, en más no”, “hay límites para lo absurdo”, aunque no se le expresen de esa idéntica manera. Se afirma la interposición de un borde, que ningún otra ya ha de traspasar. Limita a la intrusión intolerable y en la intuición de un derecho exigible. Se hace frente al cotidiano que está y hace frente, con la sensación inicial de tenr uno mismo razón, en relación a uno mismo y muchas veces en los demás que aún resignados o pensantes entristecidos que padecen las mismas intromisiones, a costa de la vida que aun propia es enajenada por esas cosas absurdas, como que no vale nada.

Se está afirmada una vez concretado el acto concreto de la rebelión contra lo absurdo, y luego sin marcha atrás con cierta obstinación, que en el nombre propio hay algo que vale la pena, se opone así al orden opresor un derecho a no ser oprimido más allá de lo admisible. Se estará haciendo un “juicio” de “valor”. Juicio en tanto razón y juzgando al poder opresor, valor en tanto valentía pero además intensificando al menos un valor metafísico en un mundo en los que ya no los hay.

Ya no es “el todo vale”, por lo tanto nada vale, del absurdo. Ya no es la obediencia debida a teóricos del hedonismo del poder sin fronteras. Ya no es la irracionalidad nihilista sino la rebelión del pensante que no se resigna, y desde ese lugar no se entristece, ya que ha encontrado el sendero que lo conduce. Ha encontrado el inicio de su camino, seguramente escabroso y complicado en un una época donde la obediencia se remunera con discursos fabulosos (como fábulas) servidos en bandeja para entretenerse en una vida sin importancia, porque morir asesinado de hecho o de hambre o de despechado por lo cotidiano contaminado ya de ese virus que extrae la potencia a los hombres aun vivientes de hecho aún cuando muertos en su capacidad esencial de nacidos sapiens.

Una de las actitudes más frecuentes entre los esclavos del absurdo es callarse, o lo que es casi lo mismo que dejar creer  que no se opone, no se juzga, no se desea más que lo que viene regalado, que hoy en el que nada vale, el regalo es remuneración, como bien saben los funcionarios con capacidad de decisión en la trama de los que saltan el primero de los saltos mortales que se entremezclan en la cotidaneidad de ésta época entristecedora.

El silencio expresa bien lo absurdo, el desesperado juzga y desea todo en lo general sin llegar a precisarlo en particular, pero cuando habla, aún con un NO, desea y juzga, se le diluye la tristeza, aunque la vaya la vida que igual se le va a ir. Hace frente a el látigo del amo, opone lo preferible a lo que no lo es, es un valor. ¿Lo es?

Esta es una historia sin fin, salvo el cosmológico. Curiosa, inquietante, aventurera, atrevida, y los calificativos que no se alcanza a nombrar, es la historia del pensamiento y sus conductas asociadas del hombre en todas las épocas. Nos toca vivir la nuestra, y pretendemos ser rebeldes frente la lo hombres lobos de los propios hombres. Homus lupus homini. Y algo, antes que nada, queremos hacer.

Esto, claramente, ha de continuar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado por dosztal

Busco un pensar en nombre propio libre de las sujetaciones del mundo humano que ya hace frente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Arte Urbano Lanzarote

Bienvenido a mi espacio musical, en esta web podras escuchar mis canciones de rap, guitarra y otros generos, ver mis videoclips, conciertos, batallas de rap, improvisaciones y demas, a parte podras estar informado sobre mis proximos proyectos y eventos

Keygen Crackx

Download Free Crack Softwares

ME CUIDO

UN blog donde hablamos de sexualidad, gestación y autocuidados.

julesversolibero

La vida es una comedia que siempre acaba en tragedia

Abogado Carlos Espinoza Zúñiga

Especialista en juicios civiles y de familia

Sitio Web de Adrián Gastón Fares

Escritor, Guionista, Productor y Director de cine

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."

La Rosa de los Vientos Club

El punto de encuentro en la red para los viajeros

La Era del Absurdo

Estos son tiempos violentos y vettiginosos. La humanidad esta rnazada por su propio progreso. Y las relaciones humanas son cada vez mas dificies por la tecnologia y las redes sociales en internet.. Sin embargo el sistema politic

Blog de Matemáticas

por JAVIER DEL PINO

Nina Peña Pitarch

Nina Peña. Blog de autora

AQUÍ ESTÁ LA ROSA, BAILA AQUÍ.

El lugar donde las ideas hacen la estética de la existencia

Diccineario

Cine y palabras

Virginia's Vox

domingos y restantes

RAMÓN FLORENZANO

Un blog de pensamiento y análisis

A %d blogueros les gusta esto: