nihilismo

 

Damos muchas vueltas alrededor  de los pensadores desde Hegel en más. Su propuesta de un estado continuador del modelo religioso, regido por el espíritu absoluto, esto es es la pura razón llevada a su extremo posible, vino a reemplazar en la historia al poder eclesiástico por los nuevos estados entre democráticos o no tanto, en aras de la razón triunfante desde Descartes.

Descartado como principio regidor y finalista de las conductas y destino de los hombres a la figura a su momento erigida, como ilusoria pero curiosamente aceptada, de un dios monoteísta perfecto, supremo regidor de la moral y las costumbres, monarca inexistente que dirigió demasiado desde los principios, hacia el final de la supremacía griega en cuanto constitutiva de las relaciones entre racionales y éticas entre los seres humanos sustentadas por la evidencia de un cosmos original inmutable a los vaivenes instintivos de cada individuo y descartada entre multiplicidad de cuestiones por que tendía a perder su conexión con la naturaleza original en cuanto se socializaba, creando mitos, leyendas, saberes, anécdotas, puras construcciones de pensamientos que destacamos como la misma esencialidad de la posibilidad humana,  entonces devinieron los estados regidores del orden bajo el modelo cristiano, manteniendo usos, costumbres y moral, centrando en el individuo su libertad, en una paradoja que funda el nihilismo y sus consecuencias.

¿Qué significa el nihilismo?: Que los valores supremos pierden validez. Falta la meta; falta la respuesta al «porqué».

El nihilismo radical es el convencimiento de la insostenibilidad de la existencia, cuando se trata de los valores más altos que se reconocen, añadiendo a esto la comprensión
de que no tenemos el menor derecho a plantear un más allá o un en-sí de las cosas que sea «divino», que sea moral viva.

Esta comprensión es una consecuencia de la «veracidad» altamente desarrollada, y por ello, incluso, una consecuencia de la creencia en la moral.

A los griegos en una triste historia de la humanidad siguen las religiones en general y el cristianismo en particular. Demasiados siglos de imposición en creencias infundadas, hasta que renace en el S XVII la razón y pone en cuestión sus dudas sobre el relato mítico-religioso, y se las emprende por caminos alternativos de una veracidad, consecuencia de la credulidad insondable de la creencia en los preceptos anteriores, aceptados entre ilusiones que ocultaran el miedo e  además impuesta paradógicamente violando sus propios preceptos. Se duda de todo, hasta que Descartes deduce, si pienso entonces existo.

Casi una vuelta al homo sapiens, harto que supremas figuras idealizadas pensaran por él y  además dictaran los caminos del pensamiento, por las buenas o por las malas.

Llegará Kant con la ilustración:  “La ilustración es la liberación del hombre de su culpable incapacidad. La incapacidad significa la imposibilidad de servirse de su inteligencia sin la guía de otro. Esta incapacidad es culpable porque su causa no reside en la falta de inteligencia sino de decisión y valor para servirse por sí mismo de ella sin la tutela de otro. ¡Sapere aude! ¡Ten el valor de servirte de tu propia razón! : he aquí el lema de la ilustración” (34 Cero. En nombre propio).

Devaluada la guía, que permitía el crimen, la sojuzgación de las mentes y los cuerpos, la tragedia consentida del sentido de la vida desapegada de la tierra de la que procedía, creyente de los cuentos que le contaban, Hegel reemplaza la divinidad impensable con su heredero, el estado, también impensable en las formas que adquirió, imponiendo su razón por sobre la del individuos que lo constituyen. Diletantes fueron los estadistas, y entendemos que aún lo son.

Seguirán escrutadores de la condición social humana, alertarán sobre los mecanismos de sujeción y control, de la necesidad de la creación de nuevos valores para un estadio nuevo para el devenir de la historia de las sociedades y su individuos componentes, se desoirán esas alertas,  fracasará la praxis marxista, se revertirán las ideas de Nietzsche, devendrán las guerras que sellarán el fin de las monarquías y el nuevo imperio de los nuevos estados esclavizadores primero en sus colonias y luego de los habitantes de su país en función de razones irracionales, arregladas con convenio a fines de los administradores y los dueños del poder económico. La segunda guerra mundial asesinará con acuerdo a sus leyes y el miedo y la incredulidad, frente al asombro del triunfo del absurdo, harán más fuerte el nihilismo porque sencillamente no hay creación de nuevos valores,   que redirijan la meta a fines superiores,  que esta época no permite.

Nietzshe, traduce: “Los valores y sus variaciones están en relación al desarrollo de poder del que aplica el valor. La medida de la no creencia, de la supuesta «libertad del
espíritu» como expresión del aumento de poder. «Nihilismo» como ideal del supremo poder del espíritu, de la vida más exuberante, en parte destructivo, en parte irónico”. Es una paralipómena, un escrito al margen, para su propia memoria cuando retome la obra. Declara, el ideal supremo del espíritu (la razón del pensamiento) nihilista se resume aún en la vida más exuberante, en parte del ideal destructivo, en parte irónico. Se es irónico, destructivo y exuberante.  Vive a más no poder que igual vas a morir.

Vendrán los alertadores, que rescaten a lo individual como precepto, Stirner,nada está prohibido entonces todo vale, Nietzsche Dios ha muerto, entonces todo está permitido. El primero a la creación de propios valores, el segundo a la expectativa que los nuevos [super]  hombres lograrán crearlos. Fijando metas superiores para una especie que se merece la libertad, ya que así fue creado naturalmente. El pensamiento en suorigen no tiene  más que sobrevivir en la naturaleza y pensar en sus cosas, cumplir algunos deseos y morir dignamente.

Las nuevas épocas, las del nihilismo, reemplazaron a las divinidades y sus preceptos por fórmulas extravagantes e igualmente sujetadoras, haciendo de los individuos robots de su maquinaria: serás un buen ciudadano, pagarás tus impuestos y deudas,  obedecerás a las leyes, aún cuando no te sean las propias, matarás si no tienes otra opción, los asesinos se lo merecen aunque nuestro sistema los arroje a esa condición, te divertirás en nuestros teatros, creerás en nuestros mensajes, casi divinos, que razonablemente se entiende son lo mejor para todos, aunque claramente no lo sean. La vista de la realidad del mundo que nos toca vivir son la prueba de la mentira permanente que permanece, y demasiadas veces termina siendo creída, igualito que a los siglos del cristianismo, impuro, falaz, oportunista de las necesidades reales de la gente viva, esperanzándolos hasta que al fin mueran, diezmos mediante.

Pandora fue inteligente, nunca dejó salir la esperanza de su caja. Un instante de ética se lo debe haber permitido, el peor de los males quedó en el fondo. De todos las tragedias es la de la esperanza es la mayor crueldad que tapona al pensamiento concreto y la acción, nunca se cumple, salvo su cometido, alentar anestesiadamente a las gentes a esperar algo mejor, mientras llega la muerte.

Es una droga, somete al pensamiento a la nada, que no devendrá más que por derecho propio, sin expectativa que se infunda para que lo fuera de alguna manera.

La naturaleza será Dios, por favor, olvídense de las eternas cantinelas que la ilusión y las esperanzas dicten, eso nunca será real, no será nunca objeto, más que de la pura fantasía de construcciones  imaginarias que aún así, son admitidas al pensamiento sin censuras. No se esperan más censuras, sino solo aquellas que la propia razón establezca, en la posibilidad de cada uno.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s