Diletante: Que cultiva un arte o una disciplina como aficionado, no como profesional, generalmente por no tener capacidad para ello.

Diletantismo: Es la actitud del diletante.

RAE

náusea

Reconozco mi propio diletantismo en principio, pero deseo corregirlo. Mi arma es la razón, que habita mi pensamiento en curso de acción de transeúnte hacia el camino elegido. Me ayudan algunos amigos desde la distancia del tiempo y otros honestos que están por ahí en el barrio. Y señalo haber recogido la palabra desde el Hombre Rebelde de Albert Camus, en un párrafo de su introducción, que golpea:

“El sentimiento  de lo absurdo, cuando se pretende ante  todo extraer  de él una  regla  de acción, hace al asesinato  por  lo  menos  indiferente  y,  por  consiguiente, posible. Si no se cree en nada, sí nada tiene sentido y no pode­mos afirmar valor alguno, todo es posible y nada tiene importancia.  Nada de  pro ni  de contra,  el asesino  no tiene ni  deja  de  tener  razón.  Se  pueden  atizar  los  crematorios como puede uno dedicarse  al cuidado de los leprosos.  Mal­dad  y virtud  son  azar  o capricho”.

“Se  decidirá  entonces  no  obrar,  lo  que  equivale  por  lo menos a aceptar  el  asesinato  de  otro,  sin  perjuicio  de  deplorar  armoniosamente la imperfección   de   los hombres. Se imaginará  también reemplazar  la acción por el diletantismo”.

Es el más puro nihilismo que amaneció en Europa hace casi dos siglos y luego propagado a una escala global, y del que esperamos se halle en su mediodía.

Sin muchas palabras, entendemos que la mayoría de los que en esta época grave que los que debieran ser profesionales de la economía, la política, el periodismo mass mediático, los dedicados al arte de curar en entidades privadas con fines de lucro, las nuevas generaciones de gerentes lamentablemente formados en universidades o institutos alineados con el neoliberalismo, demasiados consultores de toda calaña, los pastores de todo color, filósofos que no lo son, opinadores de toda especie y etc., aunque la lista sea corta se podrá entender, actúan diletantemente asumiendo un lugar de poder que no tienen y se colocan en lugares en que suponemos que se la creen que el resto somos los tontos del pueblo, crédulos y respetuosos de su propia creencia o bien postura autoimpuesta porque es el estilo que prima hoy día.

La experiencia real de la vida ha dejado de tener valor. Si es tan fuerte el nihilismo que ni siquiera la vida vale, entonces se explica que todo valga, en formas ilusorias o místicas, como se quiera. Y si todo vale, entonces nada vale.

Camus hacía referencia a la historia reciente. “Si no se cree en nada, sí nada tiene sentido y no pode­mos afirmar valor alguno, todo es posible y nada tiene importancia”. Hitler pudo dar razones de sus mandatos hacia sus soldados y matar a media Europa, luego era inocente. El fascismo es un buen ejemplo, no sabemos a ciencia cierta, que no la hay del todo, sino continúa en sus formas aún vigente entre los diletantes de ésta época.

Un movimiento de afecto propio, puede provocar cierta náusea a esta presencialidad operante en lo cotidiano. Y si lo provoca, angustia paralela o no, es ya un síntoma de humanidad. Queremos ser rebeldes a esa actualidad. Y esto no es nuevo desde Nietzshe en adelante. Los verdaderos filósofos desde entonces no encontraron la forma que su lucidez proliferar ante el peligro nihilista. Y entonces, por acá andamos, entre dirigirnos al bosque con sus animales, o aislarnos en el ruidoso cotidiano que hace frente.

Nietzshe nos consuela: “Los valores superiores, a cuyo servicio debía vivir el hombre, especialmente cuando disponían de él de manera dura y costosa, estos valores sociales se constituyeron con el fin de fortalecerlo , como si fueran mandamientos de divino (al modo griego agregamos), como «realidad», como «verdadero» mundo, como esperanza
y mundo futuro, se construyeron sobre los hombres; ahora que se hace claro el mezquino origen de estos valores, nos parece que el universo se desvaloriza, «pierde su sentido »; pero este es solamente un estado de transición” .

Del mensaje nietzscheano ya dimos cuenta (33. Cero. 1 Darse cuenta), la náusea se nos repite, y si bien ya no atendemos a los medios masivos, por lo que se cuenta de las cosas de la época algo de eso provocan.

¿Como promover las mayorías, para que el plan neoliberal nihilista fracase de una buena vez? Es una pregunta que nos nace cada vez que cruzamos la puerta de nuestro aislamiento hacia lo cotidiano, que dijimos, parece inmutable.

¿Seremos optimistas? ¿Harán falta menos de cien años más para vislumbrar algún cambio?. No lo sabemos. Si sabemos que si en cien años, en lo singular ninguno de nosotros estaremos, y eso lo indica la ley de la naturaleza, tan poco respetada como la mayor parte de las leyes estatuidas como construcciones con  su debidas razones por los hombres. Además nos enteramos de nuevas leyes, del orden jurídico, no las de un orden ético o moral, que aparecen rápidamente con arreglo a fines, casi siempre económicos, para favorecer a pocos en desmedro los muchos, que finalmente terminarán pagando la plusvalía de precios y vueltos de las decisiones, ahora legalizadas.

Demasiada lucha diletante asombra, enmudece, nos aleja y quita potencia de acción. Un mundo realmente humanizado no debiera permitirse estas cosas. Por eso el llamado a la singularidad del camino del pensamiento, del darse cuenta, y en último caso elegir lo contrario a lo que se impone, es un recurso mínimo disponible.

Seguiremos explorando ese objeto cotidiano, tan imponente como inmutable, y al mismo tiempo perverso, artificial y devaluado. No lo negamos, lo rechazamos y buscaremos la forma de dar cuenta de ese rechazo nauseoso que nos provoca, mientras todavía tengamos tiempo de hacerlo.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s