31 Abriendo cierto camino

En este país ya nadie se acuerda del 2 x 1, de las coimas de Oberbrecht, del intento de separación de Julio de Vido como diputado de la nación. ¿Nación?. Nos preguntamos que queremos decir con eso desde este lugar al sur de América, y partimos de cierta adivinación que se cubrió en 8 2×1 Ejemplo de esta época, mucho se habla y pocas cosas se concretan, al menos en favor de la gente. Hoy día nuevos distractores y confabulaciones están en circulación, hubo otros, y los seguirá habiendo.

Así como las palabras dichas guardaron su sentido, como los deseos su dirección y las ideas su lógica, también hubo invasiones, luchas, rapiñas, disfraces y trampas, lo que deriva una función genealógica de la propia y singular historia de los sucesos, fuera de toda finalidad monótona, recurrente aun día. Se los encuentra allí donde menos se los espera, o pasan desapercibidos por los disfraces que lo encubren. 30 Estado actual de cosas y la mirada filosófica.

Esa lectura deviene desde Nietzsche a Foucault, 1971. Cuarenta y seis años son nada en las cuestiones del pensar, si se piensa que no se piensa en lo general en la historia de los sucesos. Sucesos como acontecimientos. El término acontecimiento nombra la alteración azarosa, singular y continua cuyos efectos modifican el sentido de lo histórico, lo social o lo político. En un sentido más coloquial es todo lo que sucede y posee un carácter poco común o excepcional. Un grave ejemplo: el 11S.

Pre-establezcamos como inicio algunas premisas: hoy a nivel “global”, se inicie un análisis del estado de la filosofía y algunas otras cosas asumiendo los tres siguientes enunciados:

1. Heidegger es el último filósofo universalmente reconocible.

2. Los dispositivos formadores de pensamiento, sobre todo los americanos, que siguieron las mutaciones de las matemáticas, la lógica y los trabajos del círculo de Viena, mantienen como modelo dominante el de la racionalidad científica.

3. Se está desplegando una formulación post-cartesiana del sujeto cuyo origen es atribuible a prácticas no filosóficas (la política, o las “enfermedades mentales”)  y su régimen de interpretación, marcado por los nombres de Marx (y de Lenin), de Freud (y de Lacan), antes de nietzsche, enredado en operaciones, clínicas o militantes, intransmisibles. Nos lo dicen, pero no se entiende.

¿Algo común entre estos enunciados preliminares?

Uno, designan, cada uno a su manera, la clausura por definición de una época entera del pensamiento y de sus apuestas. Heidegger, en el tema de la deconstrucción de la metafísica, piensa la época como regida por un olvido original del Ser y propone un retorno a lo griego. La corriente “analítica” anglosajona descalifica la mayor parte de los conceptos clásicos como desprovistos de sentido o limitadas al ejercicio de juegos de palabras. Marx anunciaba el fin de la filosofía y su realización práctica: la revolución. Lacan habla de la “antifilosofía” y remite al imaginario la totalización especulativa. ¿Que nos pasa?

Dos, la desconexión en esos enunciados es evidente. La posición dominante de la ciencia, tal como organiza al pensamiento anglosajón hasta en su denegación anarquizante, fue ya señalada por Heidegger como un efecto último, y nihilista, acerca de la indisposición novedosa hacia la metafísica, un tanto más compleja que cualquier matemática, cuando debería dejárselas circunscritas a sus diferentes ámbitos de acción. En tanto que Freud y Marx conservan sus ideales y el mismo Lacan reconstituía  a través de la lógica y la topología, los apoyos de eventuales matemas a su idealismo postfreudiano. Y bueno, lo complacía la diferencia frente a un público entre ilustrado que no los alejaba ser como todos, gente de la calle.

La idea de una emancipación –o de una salvación– es propuesta por Marx o Lenín bajo las formas de la revolución social, pero es considerada por Freud o Lacan con un pesimismo escéptico, examinada por Heidegger en la anticipación retrospectiva del “retorno de los dioses”, en tanto que grosso modo, los americanos se adaptan al consenso alrededor de los procedimientos de la democracia representativa que ya se ha visto varias veces donde nos deja. 26 Cuestiones vigentes, por ejemplo.

Asistimos a cierto acuerdo general en cuanto a la “convicción” (que resuena a las verdades y mentiras ilusorias de Nietzsche) que no sería concebible ninguna sistemática especulativa y que ha pasado la época en que la proposición de una doctrina original del ser/lo no-ser/las formas de pensar (y si se admite que es en triángulo que se origina, desde Parménides, lo que se llama “filosofía”) podía hacerse bajo la forma de un discurso acabado, digámoslo, matemático. El tiempo del pensamiento está así ante una supuesta apertura a un régimen de comprensión diferente.

Hay desacuerdo en lo que respecta a saber si esta apertura, provisionalmente supuesta, cuya esencia es cerrar la edad metafísica, se caracteriza como revolución, retorno o crítica.

Si se traza entre los desacuerdos una diagonal (concepto geométrico), dado que que el trayecto de pensamiento que se intenta pasa por tres puntos, cada uno de los cuales está suturado a alguno de los tres lugares que designan los enunciados antes citados.

  • Con Heidegger, sostendremos que es desde de la cuestión ontológica que se sostiene la re-calificación de la filosofía como tal, en cuanto a las preguntas sobre el ser.
  • Con la filosofía analítica, diremos que la “revolución” (recordemos que las comillas indican multiplicidad de sentidos) matemático-lógica de Frege-Cantor fija orientaciones nuevas en el pensamiento. Con ellos comienza una época de subordinar a los conceptos matemáticos, otros infinitos. La teoría del significado de Frege se enfrenta a la tradición psicologista que asigna contenidos mentales a las palabras como sus significados. Frege se enfrenta a esta tradición en su artículo Sobre el sentido y la referencia, e inaugura una importante tradición en la filosofía del lenguaje.
  • Convendremos, finalmente, que ningún aparato conceptual es pertinente si no es homogéneo con las orientaciones teórico-prácticas de la doctrina moderna del sujeto, de por sí interna a procesos prácticos (clínicos o políticos). Al final de cuentas todos hablan acerca del mismo sujeto, que permanece en esa condición, sujetado. Casi olvidado por las sabidurías de época.

Se proponen entonces periodizaciones entrecruzadas, cuya unificación parece arbitraria a cada pensador, y conduciría a la elección unilateral de una de las tres orientaciones contra las otras. Somos todos sabios mientras el hombre concreto es siempre el mismo, en su momento. Algo se nos cruza en el orden del pensamiento.

Vivimos una época compleja, hasta confusa, grave en el decir heideggeriano, en razón de que las rupturas y las continuidades que constituyen su trama no se dejan reunir en palabras únicas, eso no existe.  No existe hoy “una” revolución (o “un” retorno, o “una” crítica). Se podría resumir el múltiple desfase temporal que organiza nuestro lugar de la siguiente manera:
1. Somos contemporáneos de una tercera época de la ciencia, después de la griega y la
galileana. La pausa identificable que abre esta tercera época no es (como para la griega)
una invención –la de las matemáticas demostrativas– ni (como para la galileana) un
corte –el que matematiza al discurso físico–. Es una reestructuración, a partir de la cual
se revela la naturaleza de la base matemática de la racionalidad y el carácter de la
decisión de pensamiento que la establece, y agregamos eso no sería parte de la filofía sino de un paradigma

.
2. Somos asimismo contemporáneos de una segunda época de la doctrina del Sujeto, que
ya no es el sujeto fundador , centrado y reflexivo, que circula desde Descartes a Hegel y sigue siendo todavía legible hasta Marx y Freud (y hasta Husserl y Sartre). El Sujeto contemporáneo es vacío, escindido, a-sustancial, irreflexivo. Además, no corresponde suponerlo sino respecto de procesos particulares cuyas condiciones son rigurosas. El hombre ha muerto para los analistas, según resumía Foucault. 

3. Somos, por último, contemporáneos de un comienzo en lo que hace a la doctrina (Conjunto de ideas, enseñanzas o principios básicos defendidos por un segmento de enunciadores) de la verdad, después de haberse deshecho su relación de consecución orgánica con el saber. Retroactivamente, se percibe que hasta aquí reinó, de manera absoluta, designado como lo verídico,  y conviene también decir, por extraño que esto pueda parecer, que la verdad es un término nuevo en Europa (como en otros sitios). Asimismo, este tema de la verdad cruza a Heidegger (que fue el primero en sustraerlo al saber) con los matemáticos (que rompen, a fines del siglo XIX, tanto con el objeto como con la adecuación) y con las teorías modernas del sujeto (que descentran la verdad respecto de su pronunciación subjetiva).

Dejaremos ahora la introducción al El Ser y el acontecimiento de Alain Badiou, por cierta cautela a seguir anunciando lecturas mezcladas que refieren en última instancia de cualquier acontecimiento humano a lo mismo. Si damos cuenta del enorme trabajo de pensamiento, que cada época agrega posibilidades a nosotros que somos el resto de hoy y en adelante.

El fenómeno del cambio de paradigma anunciado en su introducción por Badiou, que en la historia representa algo así como los últimos 200 años de formaciones sucesivas y alternativas a las formas de poder pensar la misma esencia, que es la que interesa, la del ser Ser Humano, en este mundo. Del hombre condenado a la libertad, dijo Sartre. Pero hombre que para cumplir con esa condena debe poder llegar a pensar, en épocas en las que todavía no piensa, como se explicaba desde Heidegger.

Se denomina lo que, en este contexto, es lo gravísimo y tal como se muestra en nuestra época, a lo que de por sí ha de ser ponderado y concurrentemente pensado. Todo lo grave da que pensar. Lo primero, y en principio, a ser pensado es lo gravísimo. Para eso tendremos que poder explicitar que es gravísimo en nuestra época que es ya se presenta como grave. 7 Alejándonos de Heidegger.

Si escuchamos entonces nos diríamos, hay algo antes del paradigma ofrecido que nos explica, cuando Tomas Kuhn circunscribía el asunto de los paradigmas a las Revoluciones del pensamiento científico, donde claramente se evidencia el concepto y que se requirieron, de Ptolomeo a Copérnico, De Copérnico a Newton, de Newton a Einstein, de Einstein a los físicos cuánticos, y toda esa historia propia de la ciencias, que agradecemos en cuanto permitan mejorar la calidad de la existencia y el tránsito del hombres en el tiempo de su vida.

Confundir la inteligencia científica con la esencia del hombre y su existencialidad, no es responsabilidad de los tantos pensadores que expusieron sus ideas con la misma inteligencia y mucho de lo que se requiere: conocimiento.

Claro está que bienvenidos las exposiciones de formas alternativas de pensar, sin olvidar que el objeto final de toda tan fantástica especulación es siempre el mismo Hombre, el sujeto desde Descartes, al escindido de esta época postfreudiana. Lo inconsciente no tiene leyes, y menos las matemáticas.

Si el hombre es sujeto inconsciente, no podrá nunca gobernárselo ccambian la realidad cotidiana del hombre comúnon las leyes y fórmulas físicas o matemáticas.

Esa pretensión, y más allá de la convención supuestamente alineada con la realidad de Badiou o Lyotard, lectores y libre-pensadores a su debida época y singularidad,  interpretan a su manera, y respetable en cuanto a construcción de su propio contenido de pensamiento,  no indican en cada propio lugar y posibilidad la capacidad de encontrar los propios y únicos caminos de tránsito que nos debemos, en cuanto condenados a la libertad, como señalábamos de Sartre. Es poco más o menos, la enseñanza de Heidegger, el último de los filósofos creadores de una nueva concepción, como tantos desde Parménides. Todos agregan valores, y facilitan el aprendizaje que requiere hacerse de cada propia libertad de pensamiento.

Solo una cosa agregamos aquí, aunque entendemos lo inacabable del tránsito de cierto camino que cada quién puede encontrar: llama a la atención tanto discurso intercambiable entre ciencias y filosofía, cuando lo prudente sería mantenerlas en su ámbitos de facilitadores a formas de coexistencia social mejores y benéficas para los hombres de esta Tierra, a su momento. El discurso científico necesariamente es riguroso, y esa rigurosidad no la entendemos del todo aplicable a la esencialidad propia del ser humano sujeto, de la historia, de su posibilidad de conciencia y regido por los impulsos  inconscientes que lo dejan afuera de toda coherción o formulación por rigurosa o razonada que fuera.

No demeritamos el gigantesco valor de la rigurosidad y razonabilidad propia de las ciencias, sino al contrario, y decimos, por favor no las mezclen con las cuestiones propias de las existencialidad del hombre en tanto hombre existente, de su tiempo. El hombre vive de acuerdo al tiempo del reloj sobre la superficie de la tierra y de su posibilidad de conocimiento y reconocimiento del mundo que, ya ahí, justo al frente, hace frente cada día. Sin negar que ese mismo tiempo transcurra más lento o más rápido en lugares con diferente velocidad relativa.

Llama la atención, cierta imposición y rigurosidad de los nuevos discursos acerca de las mismas cosas. Y aproximamos una mínima relación entre la condena de libertad que señalamos del haber nacido hombre con la experiencia ya explicada de los nuevos poderes político económicos imperantes, y en cuanto imperantes impositivos y rigurosos.

24 Amos y esclavos ; 30 Estado actual de cosas y la mirada filosófica

 

 

 

 

 

Publicado por dosztal

Busco un pensar en nombre propio libre de las sujetaciones del mundo humano que ya hace frente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Arte Urbano Lanzarote

Bienvenido a mi espacio musical, en esta web podras escuchar mis canciones de rap, guitarra y otros generos, ver mis videoclips, conciertos, batallas de rap, improvisaciones y demas, a parte podras estar informado sobre mis proximos proyectos y eventos

Keygen Crackx

Download Free Crack Softwares

ME CUIDO

UN blog donde hablamos de sexualidad, gestación y autocuidados.

julesversolibero

La vida es una comedia que siempre acaba en tragedia

Abogado Carlos Espinoza Zúñiga

Especialista en juicios civiles y de familia

Sitio Web de Adrián Gastón Fares

Escritor, Guionista, Productor y Director de cine

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."

La Rosa de los Vientos Club

El punto de encuentro en la red para los viajeros

La Era del Absurdo

Estos son tiempos violentos y vettiginosos. La humanidad esta rnazada por su propio progreso. Y las relaciones humanas son cada vez mas dificies por la tecnologia y las redes sociales en internet.. Sin embargo el sistema politic

Blog de Matemáticas

por JAVIER DEL PINO

Nina Peña Pitarch

Nina Peña. Blog de autora

AQUÍ ESTÁ LA ROSA, BAILA AQUÍ.

El lugar donde las ideas hacen la estética de la existencia

Diccineario

Cine y palabras

Virginia's Vox

domingos y restantes

RAMÓN FLORENZANO

Un blog de pensamiento y análisis

A %d blogueros les gusta esto: