Lo que ha de pensarse se sustrae, pero interesa la pregunta: ¿Como sabemos o decimos que algo se sustrae al pensamiento desde siempre? Lo que se sustrae u oculta deniega su advenimiento. Pero aquello sustraído no es un no ser, una nada, sino un acontecimiento. Algo que de suyo ocurre. Más aún: lo oculto puede interesar al hombre más que todo lo presente que le toca y se relaciona con él. El ser tocado por lo “real” puede pensarse como aquello que hace la realidad de lo real (creer en lo que acontece independiente del propio interés). Y precisamente eso puede aislar al hombre que se tocado con forma de enigma y por lo tanto sustrayéndosele lo propio. Sería algo así como que el acontecimiento sustraer fuera lo  más presente de lo que se presenta, superando al infinito la realidad de lo actual. Podremos hablar del infinito, del acontecimiento como que sorprende en su aparición, impensada, tal vez expuesta para su consideración, aun cuando innecesarias, pero puesta ahí con arreglo a fines, que no son los propios.

Podremos sentir que lo que se nos sustrae nos atrae hacia un camino hacia lo que si nos atrae, y entonces nuestra esencia se caracterizará por ese “en camino a..”, que es en sí, una señal esencial, y por lo tanto permanente hacia lo que se sustrae.

Las palabras “en camino a..” dicen ya de suyo lo que se sustrae y el hombre se define como caminante hacia lo que le permanece oculto, la sustracción, entonces es como originariamente hombre, señala lo que se sustrae, signo sin interpretación.

Hoedelin

Mnemosine, hija del cielo  la tierra, desposada por Zeus, es madre de las musas. El juego, la danza y la poesía pertenecen al seno de Mnemosine, la Memoria. Aquí, en este mito, resulta evidente que esta palabra quiere designar algo distinto de la sola facultad, registrada por la psicología, de conservar en la imaginación cosas pasadas.

La memoria piensa en lo pensado, es la reunión del pensar sobre lo que en todas partes debe pensarse desde el principio. Se oculta en sí, y se oculta a su vez en aquello que en cada caso ha de ser pensado y sobre todo, lo que es y se atribuye como lo que es, y sigue siendo: la Memoria, madre de todas las musas.

“Un signo somos, indescifrado…”

¿Nosotros? Los hombres de hoy que venimos perdurado y perduraremos mucho todavía en una extensión sin cronología. En el mismo himno Mnemosine se dice: “largo es el tiempo”, en el que somos signos indescifrados. ¿No da esto bastante para pensar? ¿No es una manifestación de lo gravísimo? Ese gravísimo que intenta pensar la afirmación de lo grave de nuestro tiempo, y que proviene en lo dicho de la poesía.

“Un signo somos, indescifrado…”

“Sin dolor y en tierra extraña casi perdemos el habla”

Aunque oír y escuchar parecen ser lo mismo, no lo son en lo absoluto ya que uno puede oír sin escucharOír quiere decir que percibimos los sonidos a través de los oídos, sin necesariamente entender lo que estamos oyendo. Por el contrario, para escuchar algo, debemos tener activados otros sentidos para entender lo que estamos oyendo.

La cuestión del pensar no es otra cosa que desconcertante, y tanto más cuanto más libres de prejuicios estemos al salir a su encuentro. Para esto se requiere la predisposición de escuchar, que es lo que permite saltar los cercos de las opiniones para llegar al campo libre.

Caminamos el camino de aprender a pensar, sin exhortación alguna a nada ni nadie (y entiéndasole en relación al acontecimiento de lo cotidiano ). Aprender significa ajustar nuestro obrar y no obrar al que en cada caso se nos atribuye como esencial. Según el modo de lo esencial, según el ámbito del que provenga la atribución, será distinta la correspondencia y con esto la clase de aprendizaje requerido.

Cada ocupación en algo se ocupará de su objeto, zapatero a tus zapatos. No se puede saber todo. Todo oficio o actividad humana está siempre expuesta a este peligro. Por ejemplo, la poesía se exceptúa tan poco de él como el pensar.

Todo oficio, necesita un maestro. El enseñar implica dejar aprender, el verdadero maestro no deja aprender más que el aprender, debe ser capaz de capaz de ser más dócil que los aprendices, nunca entra en juego la autoridad del que sabe ni la influencia autoritaria de quien cumple una misión. Encontremos ese maestro.

socrates

Si nos mezclamos así con lo que se nos oculta, estaremos en la corriente hacia lo que se nos sustrae, hacia lo enigmático y por ello cambiante proximidad de la palabra que nos dirige. En ese acercamiento el hombre ya está pensando, por lejano esté lo que se sustrae y cualquiera sea la forma del ocultamiento. Sócrates en toda su vida, y hasta en su muerte, no hizo más que ubicarse en la dirección de esa corriente y no salirse de ahí. Por eso es el más puro pensador de Occidente y por eso nunca escribió nada. Porque quien partiendo del pensar comienza a escribir parece alguien que se resguarda, para no ser arrastrado por una corriente demasiado fuerte. Sigue siendo un secreto de la historia el que los pensadores de Occidente después de Sócrates hubiesen entre otra optado ser, sin desmedro de su grandeza, tales fugitivos. El pensar ingresó en la literatura, y esta entre otras decidió el destino de la ciencia occidental mediante la “doctrina” de la Edad Media que llega  luego a ser la ciencia de los tiempos modernos.

Así las ciencias se originaron de la filosofía de doble manera. Provienen de la filosofía en tanto la tienen que abandonar, sin remedio a que tengan que retornar a su propio origen, y quedan entregadas al ámbito de una esencia donde solo es posible hallarla desde el pensar, siempre que este pensar pueda aportar lo que es de su competencia.

Si el hombre se halla en el reflujo hacia lo que se sustrae, ya está señalado a ello. Somos en esto un signo, como un sino, una cierta fatalidad. Pero al ser un signo, se señala algo que todavía no ha sido traducido al habla. Queda así indescifrado. Somos un signo indescifrado. y volviendo a Hölderlin:

 

“Un signo somos, indescifrado,

Sin dolor somos, y en tierra extraña.

Casi perdimos el habla”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s