La cuestión de pensar

Como Introducción

heidegger

¿Qué significa pensar?

Fue un curso magnífico el que Heidegger dictó en Friburgo en el invierno 1951-52, e inaugura desde la primera lección que lo que da que pensar es lo grave o gravísimo, y además hay que aprender a hacerlo.

Ya desde el título, que es una pregunta, y la señalización a aquello que daría contenido al pensamiento que es lo grave o gravísimo, más la aseveración de que hay que aprender a hacerlo, da para pensar un rato largo en muchas cosas, que desde la llanura de lo cotidiano no pretende entender, no es necesario, y menos se piensa.

De entrada, se aparece la paradójica sensación que para responder la pregunta, debemos usar el pensamiento. Pensar el pensamiento, anticipo extraño pero claramente perteneciente al ámbito del hombre en cuanto “sapiens”.

Indica una dirección para lo que da que pensar, además de la del pensamiento, y que lo denomina lo grave y lo gravísimo, palabras que por sí mismas pueden dar lugar a cualquier cosa sino se determina mejor lo que quiere decir para luego pretender entender, además de establecer una relación entre pensar y lo que da que pensar cuando pensamos acerca del pensamiento. Y agrega que hay que aprender a hacerlo, eso del pensar.

La pretensión es desprendernos (al modo nietzsheano) de Heidegger, hablando y escribiendo acerca de lo que él nos permita aprender y recordar , por pura voluntad y respeto. Por voluntad mucho se ha pensado y escrito, y volveremos sobre ello, y respeto a Martin como pensador y el mismo que a los otros pensadores que se agregan en 2600 años de la historia del pensamiento en Occidente. Para completar la introducción seguimos con lo siguiente expresado en relación a la entrada: Lo  gravísimo es que aún no pensamos en nuestra época grave.

Extraemos algunas pocas señales, que nos llevan a dirigir nuestra atención y que serán como el hilo conductor de lo que siga. ¿Qué implica significar? ¿Para conseguir el significado de algo hay que hacer uso como cualquier manualidad de alguna herramienta,  sería en este caso del pensamiento? ¿Entendemos lo gravísimo de que aún no estemos pensando? ¿En que no estamos pensando cuando creemos que nunca dejamos de pensar? ¿Seremos lo suficientemente humildes para respetar el pensador que nos dice que debemos aprender a pensar? ¿Y con voluntad de humildad  aceptamos el reto que implica aprender a pensar cuando creemos que ya lo hacemos?

La sensación, hasta el momento, es que desde una simple pregunta y algunas señales, tenemos mucho que aprender y responder, y si confiamos en la sensación y miramos al cotidiano que se nos presenta justo ya ahí, a nosotros en esta época,  cierta intuición admite que en general no se requieren estas preguntas y señales en un frente en que las cosas ocurren sin necesidad de respuesta.

Y agrega nuestra intuición, si así fuera, parece grave. Grave de gravedad, de fuerza de gravedad que ignora u oculta con o sin predeterminación, algo que pertenece a la esencialidad del hombre en cuanto hombre. Se dice de nuestra época que obramos mucho y pensamos poco. Llevado a un extremo, extrapolando al límite, podrá decirse: los robots obran y nada piensan.

¿Retornará alguna vez el pensar originario acerca de su propia esencialidad el hombre moderno? ¿O el devenir destinado en un mundo superpoblado será el de la máquina, tal como lo entiende la técnica? Parecería una pregunta fuera del alcance de la enseñanza heideggeriana, aunque la aseveración de lo gravísimo que da pensar es que aún no pensemos en esta época grave, indicaría que hay una señal que si la alcanza.

Que encontremos la respuesta, será tarea de esta humilde, al menos pretendidamente humilde, presentación.

Desde la Ciencia

sigmund

Sigmund Freud, sea tal vez un paradigma extravagante en la historia del pensamiento. Es médico , y se interesa por la neurología de su época. James Starchey, en su prólogo de las Obras Completas, de entrada anuncia: <<Mi propósito ha sido incluir en ella todos los escritos psicológicos publicados de Freud, tanto psicoanalíticos como pre-psicoanalíticos, descartando las numerosas publicaciones sobre las ciencias físico-naturales durante los primeros quince años, aproximadamente, de su actividad creadora>>.

Sigmund nace el 6 de mayo de 1856, en Příbor, República Checa, y muere casi a mano propia en Londres el  23 de septiembre de 1939. Vive contemporáneamente en con Friedrich Nietzshe: 15 de octubre de 1844, 25 de agosto de 1900. Estas referencias históricas son un reconocimiento primero, y  segundo que no tal vez personalmente, si por terceras personas, y que se han leído y respetado mutuamente, aun sus orígenes de pensamiento diferentes.

En las universidades de psicología, para llegar comprender y aceptar sus teorías y prácticas, para tal vez luego poder aplicarlas, se parte de la cronología de su vida y obra como se desarrolla su entendimiento, y lo va señalando, es un caso de transparencia epistemológica, y es un ejemplo honrado de lo que se puede hacer si se lo toma como referencia.

Esta desde un principio dirigido en  ayuda de ciertos enfermos de etiologías no físicas sino psíquicas y sus efectos,  al menos al decir de ese momento, las histéricas y numerosas obsesiones, fobias,psicosis, neurosis de guerra, perversiones, sueños de angustia y delirios, olvidos , pensamientos encubridores, más toda la larga lista de situaciones patológicas para el sujeto señalado enfermo, de los que antes de él, se daban cuentas no científicas sino conjeturas más parecidas a conjuros míticos o imaginados en alguna relación a sus observaciones e impotencia de resolución.

El de Freud es otro terreno, otro ámbito de la localización de esta cuestión de pensar, que lo abreviaremos en su primaria originalidad científica en búsqueda de alivio a los enfermos, y como esbozó un modelo de fisiología neurológica de los mecanismos de lo que llamaba aparato anímico, pura especulación acerca de los mecanismos cerebrales tan en boga en la neurofisiología moderna que no parecen agregar mucho más a su Proyecto de una psicología para neurólogos, que él mismo abandonó. El Proyecto, salvo los progresos tecnológicos en materia de investigación neurológica moderna no agregan interpretaciones. Freud mismo admitía que avendrían técnicas imposibles en su momento pero acertó en cuanto suponía no cambiarían los resultados especulativos de su teoría, y además, para todo su trabajo siguiente  lo abandona, que no es un dato menor, algunas de  sus preguntas no aciertan respuestas en ese terreno de la pura pretensión científica. Hablaremos por él en aquel momento, como que hay algo más en esta cuestión de ser además de sujeto de trastornos psicológicos, en cuanto “homos sapiens”.

El tratado fue escrito en 1895, antes de la identificación de lo inconsciente en tanto tal aun insinuado de otras formas, y entre idas y vueltas que muestran un esfuerzo importante en mantener irrefutables sus inferencias, que se documentan en la correspondencia y encuentros mantenidos con Wilhelm Fliess termina encajonando su tratado, hasta que 50 años después es publicado. En algún momento le escribe a Fliess: <<trataba de encontrar el núcleo de la defensa pero hallé que eso me llevaba a explicar algo que pertenece al núcleo de la naturaleza.>>.

No debemos sino remitirnos directamente a Starchey, Fliess y Freud respecto la genealogía de este tratado, que nos deja el resumen de la inteligibilidad de la decisión de Freud de encajonar los escritos y re-escritos del mismo, aunque anticipe los intentos de las ciencias modernas de explicar asuntos de la mente , y el pensar en todas sus derivaciones dentro del contexto de las ciencias que concurren a esos objetos mediante el puro método positivista, del que nada hay que objetar en múltiples campos del saber y la técnica. De todas maneras abreviaremos las ideas que dieron lugar al proyecto, sin dejar de advertir que no hay una respuesta plausible acerca de lo que es el pensar, y menor brindarle alguna forma de significado. Pero  el trabajo de un año de Freud, tuvo sus frutos, en su intento fallido de recurrir al método probatorio de las ciencias, como era su pretensión, no obstante persistieron las ideas en él contenidas, que a más tarde
se recompusieron en las teorías del psicoanálisis.

La teoría de la Neurona

neurona
Proyecto Nomenclatura

No vamos a re-escribir el Tratado, sino y a modo de opertura, dejar señalada un camino, una diferencia y un decisión, a partir de visiones parciales, tal cual ocurre al homo sapiens cada día de su propio tiempo.

El modelo de la neurona, dibujo del propio Freud con traducciones modernas de sus nomenclaturas, que recordemos, fue en sus inicios un neurólogo, conocía la histología del cerebro, lo había explorado como médico según los métodos de su época. Aún no se había definido la sinapsis, como conexiones entre neuronales, que el denominó como barreras de contacto.

La tentativa de Freud, emprendida ciento veinte años atrás, de aproximarse a una descripción de los fenómenos psíquicos en términos fisiológicos podría muy bien guardar semejanza con ciertos enfoques modernos del mismo problema.

En los últimos tiempos se ha sugerido que el funcionamiento del sistema nervioso humano puede considerarse similar, o aun idéntico, al de una computadora : ambos son aparatos destinados a la recepción, almacenamiento, procesamiento y entrega de información. Se ha señalado, verosímilmente, que en los complejos sucesos «neuronales » que aquí describe Freud y en los principios que los gobiernan puede verse más de un indicio de las hipótesis sustentadas por la teoría de la información y la cibernética en su aplicación al sistema nervioso. Para mencionar unos pocos casos de esta similitud de enfoque, observemos ante todo la insistencia de Freud en la necesidad primaria de proporcionar al aparato una «memoria»; está, además, su sistema de «barreras-contacto», que permite al aparato hacer una «elección» adecuada (basándose en la memoria de los sucesos anteriores) entre distintas respuestas frente a un estímulo exterior; y ateniéndonos a las elucidaciones de Freud sobre el mecanismo de la percepción, tenemos también su introducción de la idea fundamental de la re-alimentación como medio de corregir los errores que se producen en el comercio del aparato con su ambiente.

El término «sinapsis» fue introducido por Foster y Sherrington en 1897, dos años después que Freud redactara el Tratado, como mínimo ejemplo de su anticipación.

En épocas posteriores de su vida Freud parece haberse olvidado de él, o al menos nunca lo mencionó. Y cuando en su vejez lo pusieron de nuevo en sus manos, hizo todo lo posible por destruirlo. ¿Tendrá, pues, el «Proyecto» algún valor?

Hay motivos para suponer que el autor lo enjuició con el ánimo ofuscado. El «Proyecto» es defendible siguiendo dos argumentaciones diferentes. Cualquiera que examine la bibliografía de otros volúmenes de la Standard Edition se sorprenderá de que en todas y cada una de ellas aparezcan referencias (a menudo muy abundantes) a las cartas enviadas a Fliess y al «Proyecto».

Como corolario, en las notas al pie de las páginas que aquí siguen hallará muchísimas remisiones a esos otros volúmenes. Esta circunstancia expresa la notoria verdad de que el «Proyecto», pese a ser en su faz ostensible un documento neurológico, contiene en sí el núcleo de gran  parte de las ulteriores teorías psicológicas de Freud. En este aspecto, su descubrimiento no sólo tuvo un interés histórico, sino que de hecho iluminó por vez primera algunas de las más oscuras entre las hipótesis fundamentales de Freud.

Primer asunto: el Tratado, y claramente demostrado por Freud, fue, en su momento, de la época y de su vida, una visión parcial del objeto que perseguía. Cuando lo pudo pensar, abandonó el tratado.

Segundo asunto: Todo el trabajo de un año de salvar intelectualmente su intento, independientemente del abandono, generó facilitaciones al posterior desarrollo de su teoría y práctica. Ejemplo que señala que hay un trabajo, casi siempre, por hacer, y que lo ya realizado no se esfuma ni en el tiempo ni en el aire, se mantiene latente o consciente en la memoria de quien lo haya realizado.

Tercer asunto: Si nos atenemos por un momento a la nomenclatura usada por Freud en su tratado, no encontramos con palabras tales como cantidad, sistemas de neuronas, percepción, representación, imagen motriz. Para empezar el tratado, ya debió encontrar las palabras de las cuestiones principales sobre las que había de tratar. Para un lector no científico, que es el lugar de origen del Tratado, encontrará sus equivalentes en otros ámbitos., sobre todo filosóficos.

Cuarto y último asunto, ahora: Freud abandona el tratado, pero en su trabajo genera ideas que luego utiliza en su obra posterior. Se aleja de la Ciencia ortodoxa de su época, parece entender que ese no es el camino, hacia su objetivo de entender para ayudar las cuestiones del funcionamiento del aparato psíquico en el hombre. Y convienen a su posterior teoría psicoanalítica. Parece un resumen, el maquinismo de la técnica y métodos de la ciencia, no parecen resolver cuestiones del hombre en su condición de sapiens, se puede abandonar un intento por infructuoso, y la cuestión de lo sapiens no dejaría entradas al puro razonamiento que la metodología científica exige.

Es claro que seguiremos intentando avanzar en estas cosas.

Publicado por dosztal

Busco un pensar en nombre propio libre de las sujetaciones del mundo humano que ya hace frente

One thought on “La cuestión de pensar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Arte Urbano Lanzarote

Bienvenido a mi espacio musical, en esta web podras escuchar mis canciones de rap, guitarra y otros generos, ver mis videoclips, conciertos, batallas de rap, improvisaciones y demas, a parte podras estar informado sobre mis proximos proyectos y eventos

Keygen Crackx

Download Free Crack Softwares

ME CUIDO

UN blog donde hablamos de sexualidad, gestación y autocuidados.

julesversolibero

La vida es una comedia que siempre acaba en tragedia

Abogado Carlos Espinoza Zúñiga

Especialista en juicios civiles y de familia

Sitio Web de Adrián Gastón Fares

Escritor, Guionista, Productor y Director de cine

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."

La Rosa de los Vientos Club

El punto de encuentro en la red para los viajeros

La Era del Absurdo

Estos son tiempos violentos y vettiginosos. La humanidad esta rnazada por su propio progreso. Y las relaciones humanas son cada vez mas dificies por la tecnologia y las redes sociales en internet.. Sin embargo el sistema politic

Blog de Matemáticas

por JAVIER DEL PINO

Nina Peña Pitarch

Nina Peña. Blog de autora

AQUÍ ESTÁ LA ROSA, BAILA AQUÍ.

El lugar donde las ideas hacen la estética de la existencia

Diccineario

Cine y palabras

Virginia's Vox

domingos y restantes

RAMÓN FLORENZANO

Un blog de pensamiento y análisis

A %d blogueros les gusta esto: