Desde Newton es que comienzo  un ensayo de ideas en palabras que van traducir  un determinado sentido presenciado en las formas circulantes en el contenido de pensamiento de quien, ya ahí, las diga, o escriba. Que no es lo mismo.

Lo dicho, entiendo, muchas veces se diluye en el aire y se extrae a lo pre- o lo in- consciente en la memoria de quien escucha. Lo escrito si leído, ya está registrado, se puede catalogar, se puede releer, se puede arrojar al cesto de basuras. Hay acciones diferentes entre unas y otras formas de comunicación.

Hay ciertas necesidades del lector, por ejemplo y tomado de Schleirmacher entender el discurso tan bien como el autor, y después mejor que él. Quizá ese cometido no sea sencillo de la sola escucha de palabras en discursos, aunque es un tema de conversación que tiene que ver con cuestiones profundas de los que pueda llegar a ser pensado como trasfondo de la creación de conceptos.

Queda claro, así de entrada, que partimos de una tradición de organizar las ideas con cierto fundamento, unas se relacionarían con otras, quizá podamos ir progresando en el camino de dejar de hacerlo. Algunos pretendieron, y con ello resaltamos alguna razón de esa pretensión, de atender a la lectura sin ideas preconcebidas. Toda pre-concepción aleja al lector del autor.

Se escribe que, para empezar y terminar con Newton, se ha elegido este inicio, porque se intentará exponer algunas de las posibilidades de asociación entre este comienzo elegido y un final premeditado.

(1)

  • Sir Isaac Newton (25 de diciembre de 1642 – 20 de marzo de 1727)  fue un físico, filósofo, teólogo, inventor, alquimista y matemático inglés, autor de los Philosophiae naturalis principia mathematica, más conocidos como los Principia, donde describió la ley de la gravitación universal y estableció las bases de la mecánica clásica mediante las leyes que llevan su nombre. Entre sus otros descubrimientos científicos destacan los trabajos sobre la naturaleza de la luz y la óptica (que se presentan principalmente en su obra Opticks) y el desarrollo del cálculo matemático. Newton comparte con Leibniz el crédito por el desarrollo del cálculo integral y diferencial, que utilizó para formular sus leyes de la física. También contribuyó en otras áreas de la matemática, desarrollando el teorema del binomio y las fórmulas de Newton-Cotes.

 

  • La ley de la Gravitación Universal es una ley física clásica que describe la interacción gravitatoria entre distintos cuerpos con masa. Ésta fue presentada por Isaac Newton en su libro Philosophiae Naturalis Principia Mathematica, publicado en 1687, donde establece por primera vez una relación cuantitativa (deducida empíricamente de la observación) de la fuerza con que se atraen dos objetos con masa. Así, Newton dedujo que la fuerza con que se atraen dos cuerpos de diferente masa únicamente depende del valor de sus masas y de la distancia que los separa.

Donde

 

  • F es el módulo de la fuerza ejercida entre ambos cuerpos, y su dirección se encuentra en el eje que une ambos cuerpos.
  •  G es la constante de la Gravitación Universal.
  • m1 es la masa de uno de los cuerpos
  • m2 es la masa del otro cuerpo
  • r es la distancia que los separa. r2 es (r x r) , r al cuadrado.
  • Es decir, cuanto más masivos sean los cuerpos y más cercanos se encuentren, con mayor fuerza se atraerán. Así, con todo esto resulta que la ley de la Gravitación Universal predice que la fuerza ejercida entre dos cuerpos de masas  y  separados una distancia  es proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia.

 

 

Si se considera que estaríamos rodeados de una sociedad extraña en la que cierta clase de poder casi todo lo nivela y es así conscientemente  o no, aceptado, que enajena, que subroga a un modo de mediatismo, por decirlo de esa manera, aunque la palabra admita más de un único sentido, mediatismo de la medianidad, de mediocridad, de una media subyugante y subyugadora, de medir algún resultado, entonces con arreglo a fines. Salirse de esa media o no estar en la media suena colectivamente a incivilidad, a transgresión.

Lo poderoso, una masa mayor, a través de alguna fuerza (sino no ejercería la potencia de un poder), sería lo que direcciona la media, ya por puro ser ejercicio de poder entre otros el de manipular a las gentes al mejor beneficio y conveniencia de los sujetos que en cada lugar de la estructura social devenida que operan o son funcionales a esa estructura. La analogía de usar una fuerza transmitiéndose microfísicamente, capilarmente, en el entramado social es trazable, se la puede casi intentar dibujar.

No ser mediatizado, no obedecer al mensaje de los mass media (a su vez súbditos de los poderes que adquieren formas determinadas y determinantes: intereses  económicos o políticos, o de la bandera que alguien desee para sí y  por lo tanto para otros) no obedecer al mensaje de los mass media señala que estar fuera de la media es un deseo raro, entendido por escaso. Recordando algunas cuestiones acerca del deseo, este sería probablemente infinito en formas, singular del deseante, indeterminado. La pulsión, freudianamente, no tiene un destino predeterminado. Y esto sería ya contrario al, e inventamos un deseo convencional, deseo del poder (módulo de la fuerza de masa mayor)

Ahora, en el promedio de la masa de gentes aparecen, no siempre perceptibles, reglas, como sujetaciones determinantes, regulaciones ya internalizadas, contenidas en el statu quo donde parece como si lo cotidiano se convierte en regulatorio ya que no se puede hacer aquello que no se puede hacer. Eso aparece como una fuerza casi gravitacional.

Una mejor sociedad, suena a deseo a realizar alguna vez, a sueño diría Freud. Todos soñamos con una sociedad mejor. ¿Quién podría no hacerlo?  Es una pregunta. Una respuesta: los dueños u operadores del poder no perece que tengan el deseo de responder esa pregunta. Por el contrario, no tendrían ese deseo y en todo el caso tienen la contranecesidad de irrealizar el sueño de las mayorías, y eso es una ley de gravedad, y no precisamente la de Newton, es lo grave de Heidegger.

Que las mayorías no se mueran de pura hambre o pura indiferencia, ese es un buen resultado para el poder, sino lo perdería. Y si además obedecen, mejor. Quizá el trazar un esquema, hacer un plano que permita la visibilidad de lo estatuido sirva, quizá, de poco o mucho más que de punto de partida, mínimo,  para poder empezar a pensar y luego hacer, en otras cosas.

La gente mass masificada, quizá algún día, y si es expresión de deseo, ojalá deje de desear ser masa. No va a ocurrir seguramente de una forma espontánea. Hoy la espontaneidad aparece dirigida,  direccionada por los detentores de los medios de poder. Los medios de producción se han transformado en medios de poder. Es como ir de Marx a Foucault. Entiendo, las masas deberían siempre en función de deseo, entender que hay otras formas posibles, y desearlo.

Una sociedad mass mediática cada vez más deidealizada, medianamente obediente a las reglas de supervivencia  a decir de Chomsky, decente, comunicada y luego incomunicada al mismo tiempo, donde el criterio incluido en el mensaje que llega a la capacidad de conciencia de los espectadores, escuchantes o lectores, que atienden a las series de la TV, o a los comunicadores sociales, es baja en cuanto posibilidad de liberación, parece ser el proyecto del poder. Sujetar las mentes, que el cerebro cerque al pensamiento, que esté ya esté encerrado dentro de bien determinados límites pero que todo aparezca ilimitado.

Pocos se atreven a aislarse, a irse como Thoreau al medio del bosque, alejándose del radio de acción del poder. Hay quienes lo han intentado y logrado. También hay fracasos en el intento, no es fácil ponerlo en experiencia. No todos somos Nietzsche y aun cuando aproximemos algo de la lucidez y la oportunidad de supervivencia decente, hay cierta conciencia de algo así como: ¿por qué el tipo aislado se va a salvar?, y sabiendo también que de todas maneras los detentores de poder, en cualquiera de sus formas, igual van a vivir su corta vida haciendo lo que hacen. Salvarse sería claramente una pura individualidad.

Lo humano, distinto, satisfactorio, vamos a vivirlo dignamente, eso es una fórmula. El mensaje es antiguo, para no estar tan sujetado a las condiciones de posibilidad de la medianidad y de los poderes de turno, cabe la alternativa de realizarse aisladamente. De solo preguntarlo se está buscando respuesta positiva (en dos maneras).

¿Cómo hacer positivo lo negativo? ¿Cómo convertir en acto positivo la posibilidad de apartar lo que  es opuesto, que  ya nos aísla, desconoce y dirige?. ¿Cómo reducir el efecto de poder de todo aquello que intenta desde la estructura sojuzgar desde la misma microfísica que nos circunda? Son preguntas.

Las respuestas no se pueden derivar del mismo cotidiano que sujeta, no están presentes en el día a día, ni en la cultura. Es más, intentar algo diferente generará seguramente malestar. Que molestes o te molestes, no cambia las cosas.

Queda, sí, claro que la ley de gravedad del poder que estructura una sociedad molesta por obediencia debida, puede si reducirse en efecto alejándose del radio de acción de la misma. Con ello estamos leyendo la ley de Newton a nuestro mejor deseo, ya que aumentando la distancia, el efecto de las fuerzas se reducen con el cuadrado de la distancia que nos separe. Y aumentar la distancia, veremos, no es puramente geográficamente entendido.

3 comentarios sobre “Ley de gravedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s